Escucha esta nota aquí

Claribel Aparicio Ferreira lleva casi siete meses como viceministra de Comercio Exterior e Integración. Destaca que uno de los grandes logros de su despacho es la creación de la Agencia de Promoción de Exportaciones, Turismo y Atracción de Inversiones ProExport-Bolivia.

- ¿Cuál ha sido el impacto del Covid-19 en las exportaciones?

Las exportaciones bolivianas se vieron totalmente afectadas con la pandemia, por ello desarrollamos un programa de fortalecimiento. Primero, se identificó cuál es el aprovechamiento de los acuerdos comerciales, la oferta exportable, la demanda y la necesidad de activar acuerdos que brinden preferencias arancelarias.

Asimismo, hicimos un estudio sobre cuáles son las barreras arancelarias y pararancelarias, detectamos obstáculos técnicos al comercio y barreras sanitarias, y trabajamos en ellos para que la oferta llegue fácil. La prioridad son los productos no tradicionales y de alto valor agregado, que son los que generan más empleos. 

Entonces, fortalecer las exportaciones bolivianas genera tres pilares: uno es empleos calificados y bien remunerados, empleos directos e indirectos, la segunda es la atracción de divisas, traer recursos de otros países y la tercera, es la reactivación y crecimiento económico de Bolivia. Entonces, se debe generar una política agresiva de fortalecimiento de exportaciones y sustitución de importaciones con productos nacionales.

- ¿Hay un plan para reactivar el comercio exterior?

Lo más sobresaliente es la implementación de la diplomacia comercial en Bolivia y en ese marco hemos creado la Agencia de Promoción de Inversiones, Exportaciones, Turismo y Atracción de Inversiones, denominada ProExport Bolivia. Bolivia contará con 43 vendedores en 35 países, promotores de la producción boliviana y del turismo.

- ¿Qué implica la atracción de inversiones extranjeras?

El objetivo es desarrollar alianzas comerciales, joint ventures y diferentes mecanismos para que empresarios de otros países inviertan en Bolivia.

- ¿Habrá cambios en leyes para garantizar la seguridad jurídica del capital foráneo?

La seguridad jurídica es principal por ello trabajamos en poder mostrar la imagen de Bolivia como un país serio, seguro, que pueda dar certidumbre y alta proyección a la inversión extranjera. Por ello, estamos adecuando normas y generando medidas para que el país sea atractivo y seguro para las inversiones extranjeras.

- ¿Es complicado este cambio cuando en 14 años se vio la inversión extranjera como si fuera mala?

La inversión extranjera genera empresas más fuertes, grandes y mayor generación de empleos formales para los bolivianos y los salarios son más altos porque son a nivel internacional. Por lo que la calidad de vida de las personas que trabajan en multinacionales es mejor. Por ejemplo, Paraguay, Chile y Colombia tienen planes agresivos de captación de inversión extranjera tanto para el sector productivo, como para infraestructura y logística. 

Se habla de una recesión ¿alcanzará el tiempo?

Hay que hacer rápido los cambios. ProExport-Bolivia se hizo en seis meses, un anhelo de 20 años y los empresarios deben asumir el desafío como propio. Una agenda público-privada es la única manera de que tenga éxito, respondiendo a las necesidades del sector empresarial.

- ¿Se digitalizan para facilitar el comercio exterior?

Sí, dentro de la Comunidad Andina desarrollamos la plataforma para digitalizar los certificados de origen. Hoy se simplifican los procesos, porque muchos trámites son dobles y no tienen razón de ser. Asimismo, se trabaja en un gestor de negocios para desarrollar un sistema de inteligencia comercial de la oferta exportable. Se debe ver qué demanda el mercado para producir y exportar.

- ¿Qué regulaciones aduaneras van a modificar?

En el tema aduanero, se trabaja en la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE) en base a un estudio del BID para identificar los puntos neurálgicos y críticos a trabajar para facilitar el comercio, en tramitología y gestiones. La VUCE ya se implementó en Colombia, Perú y Ecuador. Al mismo tiempo, la Aduana de Bolivia está trabajando con las aduanas de países miembros de la CAN y Mercosur para eliminar procesos y trámites innecesarios.