Escucha esta nota aquí

Brasil y Argentina importan gas natural de Bolivia a precios más bajos de los que pueden producir ambos países en la actualidad, dijo el economista y docente en especialidad de hidrocarburos, Jaime Balanza.

Según Balanza, esta realidad con las tarifas genera millonarios impactos en la economía del país debido a que no ingresan montos reales por las adendas incorporadas a los contratos suscritos.

Actualmente Brasil estaría pagando por la importación a $us 3 y Argentina en el orden de $us 4 por millón de BTU, aunque lo hace en función al valor del GNL que está en $us 2,87.

Balanza afirmó que ambos países deberían pagar por encima de los $us 6, pese a que pactaron la disminución de compra de volúmenes de gas natural en las adendas firmadas anteriormente con YPFB.

A su criterio, en las adendas se debió negociar un precio mínimo de salvaguarda que cubra todos los costos de la cadena de valor del gas natural y el margen de utilidad, y la tarifa máxime si el precio al consumidor final se mantiene constante, pese a la caída de la cotización del barril de petróleo.

El gas boliviano ahora les sale regalado. Por eso van a llevar volúmenes fuera del contrato. No quieren darle a Bolivia contratos grandes de largo plazo para evitar generar el respaldo a eventuales inversiones en exploración en el país”, dijo.

Argentina, según la empresa Integración Energética Argentina Sociedad Anónima (IEASA), desde el 25 de junio importa gas boliviano en un promedio de 19,5 millones de metros cúbicos por día (MMm3d) en lugar de los 18 MMm3/d que es el tope establecido en la cuarta adenda del contrato vigente.

Incluso la Secretaría de Energía develó que el Estado argentino ahorrará más de $us 400 millones por la adenda vigente por dos años, entre 2019 y 2020.

También Brasil elevó las importaciones desde junio a un promedio de 13 MMm3/d de gas natural, cuando en abril y mayo pasados compraba 10 MMm3d.