Escucha esta nota aquí

Los trabajadores de las empresas constructoras que esta mañana tomaron las instalaciones de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz) suspendieron la medida extrema tras la promesa de pago, la próxima semana, de los proyectos financiados en el marco del Fondo Indígena.

Esta mañana, trabajadores de las 105 empresas afiliadas a la Asociación de Empresas Constructoras (Adeconts) tomaron pacíficamente las oficinas de Amdecruz y se declararon en huelga de hambre, con carácter indefinido, hasta conseguir que las 55 entidades territoriales autónomas de Santa Cruz cumplan con el pago de planillas retrasadas que corresponden a más de 300 obras ejecutadas hace más de un año. La deuda alcanza los Bs 309 millones.

Según el presidente de Adeconts, Rudy Granado, la promesa de desembolso fue formalizada por el propio presidente de Amdecruz, Moisés Salces, que desde La Paz tomó contacto con ellos para hacerles saber que se encuentra gestionando recursos para debitar el pago de los proyectos que tocan al Fondo Indígena. “Con esa señal de esperanza de pago levantamos la toma y nos desmovilizamos”, indicó.

El dirigente aseguró que de este sector dependen más de 10.000 familias y que las empresas constructoras son víctimas de una persecución constante de los proveedores de insumos y materiales de construcción con los que tienen deudas pendientes. Hizo notar, además, que varias constructoras recibieron presiones del fisco y de las entidades financieras para regular sus obligaciones tributarias y pagos de créditos.

Desde La Paz, en contacto telefónico, Salces pidió al sector movilizado levantar sus medidas porque es un tema cuya responsabilidad corresponde al nivel central. No obstante, dijo que gestiona los desembolsos de los proyectos del Fondo Indígena para proceder a la cancelación de los proyectos de infraestructura ejecutados en este programa estatal.

Afirmó que los proyectos que corresponden a la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), según referencia del actual Gobierno, fueron ejecutados sin presupuesto. “Para viabilizar los pagos esperan luz verde de los créditos internacionales que aguardan aprobación en la Asamblea Legislativa Plurinacional”, subrayó.