Escucha esta nota aquí


Los precios del barril de petróleo volvieron a hundirse y bajaron más de un 5% el jueves empujados por los mercados bursátiles y la pandemia que redujo la demanda mundial, aunque la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) apuesta por aumentar la producción a partir del 1 de agosto.

El precio del barril de Brent del mar del Norte se situaba a las 14H25 GMT en 41,83 dólares en Londres, un 4,34% menos con respecto al cierre del miércoles, y a lo largo del jueves llegó a registrar una caída temporal de más del 5%. En Nueva York, el precio del barril estadounidense WTI bajó un 4,99% y se situaba en 39,21 dólares, tras haber caído hasta los 38,72 dólares.

Las reservas de crudo estadounidenses experimentaron la semana pasada su mayor caída semanal desde diciembre, según un informe publicado el miércoles por la Agencia de Información Energética (EIA) . Los inventarios de crudo disminuyeron en 10,6 millones de barriles (MB) al 24 de julio, para quedar en 526,0 MB. 

Los analistas esperaban un aumento promedio de 450 000 barriles. Sin embargo, varios analistas consideraron que estas cifras no eran necesariamente sinónimo de un retorno de la demanda de oro negro, sobre todo considerando que los stocks de gasolina y destilados (combustible para calefacción y diésel) al mismo tiempo aumentaron. 

“Con las incertidumbres relacionadas con la covid-19, que continúan afectando fuertemente la demanda estadounidense y mundial, parece poco probable que un barril supere los 45 dólares en el futuro cercano”, dijo Bart Melek, de TD Securities. Para alcanzar este nivel, dijo el experto, se necesitarán “más garantías sobre una vacuna y un tratamiento efectivos” contra el virus. Aún así, el mercado recibió señales positivas de China el miércoles. “China está liderando el camino de vuelta a la normalidad y al hacerlo actúa como un pilar importante de soporte de precios”, señaló Stephen Brennock, de PVM. 

Algunos analistas también citaron la debilidad del dólar como un factor de soporte de precios: una disminución de la fortaleza de la moneda estadounidense tiende a favorecer los precios del crudo, haciéndolos más baratos para los compradores con otras divisas. El índice del dólar, que mide su valor frente a una canasta de otras monedas, cayó el miércoles 29 de julio a un nuevo mínimo en más de dos años.