Escucha esta nota aquí

Uno de los datos del informe revela que, en 2018 las damas concentraron el 47% en la estructura organizacional de esas compañías, tan solo un 2% más que dos años antes. “Podemos destacar que en las grandes organizaciones se está trabajando desde antes la inclusión de género, independientemente del sector o tamaño de la empresa”, señala el estudio.

No obstante, la participación de la mujer en cargos gerenciales creció un 33% entre 2016 y 2018. Esto, según GPTW, revela una mayor generación de oportunidades y desarrollo de féminas en puestos de más responsabilidad.

En lo que respecta al nivel de indicadores, se aprecia que el promedio de la percepción general del clima laboral en los últimos tres años ha sido mejor en los hombres que en las mujeres; sin embargo, la brecha se va achicando. Y es que, en las damas creció un 11% y en los varones un 5%.

Esa mejora, explica la consultora, ha impactado en el incremento del compromiso de la mujer en la firma, el cual pasó del 85% en 2016 al 91% el año pasado. En cuanto al sentido de pertenencia, creció un 12% en los últimos tres años.

“El compromiso repercute en el desempeño y la productividad de las personas, por lo cual, es un factor altamente positivo en este contexto”, destaca el informe.

Por otro lado, las féminas han aumentado la confianza en los líderes de su organización un 10%. Ese comportamiento, de acuerdo con la consultora multinacional, es fruto del trabajo que han realizado los jefes en materia de credibilidad, respeto e imparcialidad.

Prácticas a imitar

Los mejores lugares para trabajar de Bolivia, según GPTW, no solo se destacan por tener un buen clima laboral, sino por implementar acciones que promueven la inclusión y equidad de género.

En el caso de Vintage Petroleum Boliviana, la firma enfoca sus esfuerzos a fomentar la igualdad de oportunidad para todos sus colaboradores. “Hoy podemos decir con mucho orgullo que tenemos en Vintage Bolivia mujeres altamente preparadas ocupando posiciones clave y en puestos de liderazgo. Asimismo, más del 25% de nuestros cargos de ingeniería que forman parte del área core del negocio, están ocupadas por damas”, explicó Arianne Soljancic, responsable del área de recursos humanos de la compañía.

La empresa, según Soljancic, además promueve y motiva a que los trabajadores encuentren un balance saludable vida-trabajo. Para ello, ha desarrollado en los últimos años varias iniciativas que apoyan esa filosofía, como permitirles a las mamás que puedan asistir a la oficina solamente medio tiempo y trabajar desde sus casas la otra media jornada por un periodo de tres meses, posterior al tiempo de 90 días otorgado por licencia de maternidad.

En esa misma línea, la firma 3M tiene sala de lactancia y el regreso al trabajo escalonado para las mamás, además de las licencias extendidas para madres y padres. Para la empresa, la diversidad de género (que abarca también la racial) es uno de sus pilares más importantes, según su supervisora de Comunicación, Rina Saavedra.

En los últimos años, la organización ha revisado sus estadísticas de participación de féminas dentro de todos sus niveles. “Aunque los resultados son muy positivos, se considera que todavía hay mucho por trabajar para lograr que la mujer pueda desarrollarse en 3M, sin preocuparse por algún tipo de discriminación”, dijo Saavedra.

Por su parte, Belcorp apuesta desde hace más de 50 años por el empoderamiento de las mujeres desde distintos ámbitos, señala Jorge Reyes, director de la empresa en el país. La organización implementó un nuevo modelo de desarrollo para facilitar a sus empleados las herramientas necesarias para que logren sus objetivos.

Para aportar a una sociedad más justa, el Grupo EL DEBER Multimedia y GPTW realizan hoy el conversatorio ‘La inclusión y equidad de género en las organizaciones’.