Escucha esta nota aquí

A través de su cuenta de Twitter, la presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Eva Copa, afirmó que el Gobierno transitorio tardó en comprender la necesidad de promulgar la Ley de Diferimiento de Pago de Créditos bancarios, pero que finalmente lo hizo dando la razón al órgano legislativo que trabaja escuchando al pueblo. “Aún faltan leyes por promulgar”, señaló.  

En el mensaje, a través de la red social, Copa aclaró que la promulgación de la Ley de Diferimiento de Créditos era una exigencia legítima del sector gremial, microempresarios, transportistas y pueblo en general. Cabe recordar que la presidenta del Senado advirtió al Ejecutivo con promulgar dicha ley, en estos días, si el Ejecutivo no lo hacía.  

Ayer, por la noche, la presidenta Jeaniñe Áñez promulgó la Ley de Diferimiento de Pago de Créditos. “Es una ley que favorece a las familias ofreciendo un alivio económico en la pandemia. Juntos vamos a salir adelante”, indicó en un tuit, en el que comunicó que la vigencia de la disposición contempla el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la declaratoria de emergencia por la pandemia del coronavirus al 31 de diciembre.

En su artículo único la norma señala que se modifica el parágrafo I del artículo 1 de la Ley N.° 1294 de 1 de abril de 2020 'Ley Excepcional de Diferimiento de Pago de Créditos y Reducción Temporal del Pago de Servicios Básicos', precisando que las entidades de Intermediación Financiera, que operan en territorio nacional, deben realizar el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses, y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la declaratoria de emergencia por la pandemia del coronavirus (Covid-19) al 31 de diciembre de 2020”.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, informó esta mañana que se trabajará de forma inmediata en la reglamentación de la norma, anticipando que la mayoría de los sectores productivos que hay en el país se podrán acoger al diferimiento, salvo aquellos que no pararon sus actividades en medio de la contingencia sanitaria del coronavirus.

Días atrás, a una solicitud de EL DEBER, la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), en relación a la norma, indicó que este tipo de medidas limita la capacidad de continuar dinamizando el crédito y aportando al crecimiento económico del país. 

En ese sentido, Asoban indica que el no contar con la liquidez periódica regular podría derivar en dificultades para algunas entidades, y en el caso de las instituciones que atienden nichos específicos en un mayor deterioro de la cultura de pagos. 

Desde Asoban especificaron que la cartera vigente reprogramada de los bancos a julio de 2020 alcanzó a $us 932 millones, registrando un crecimiento del 62% en relación a julio de 2019. Este crecimiento responde particularmente al último trimestre del año pasado, cuando el país enfrentó una crisis política y social que paralizó las actividades en varios sectores. “La banca atendió caso por caso a sus clientes, otorgándoles condiciones favorables para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones”, subrayaron.

Con respecto a los diferimientos realizados desde marzo de este año, la banca asociada difirió el pago de cuotas (capital e interés) de aproximadamente 900.000 clientes, de los que el 53% correspondió a familias y 47% a empresas. 

De acuerdo con cifras al 31 de julio de la presente gestión, la cartera en mora ascendió a $us 485 millones, registrando un crecimiento del 8% en relación a julio de 2019. En términos de índice, se situó en 1,97%, manteniéndose en niveles reducidos, como en la última década.

Sobre los efectos de mediano y largo plazo, Asoban cree que con las medidas de diferimiento se está postergando la materialización de algunos riesgos, como el aumento de la mora