Escucha esta nota aquí

Sacar la libreta o el celular y empezar a hacer cálculos, mientras va seleccionando qué gastos puede dejar de realizar y cuáles no, según los economistas consultados, debe ser la conducta de las personas encargadas de una familia si es que quieren que sus finanzas personales no les jueguen una mala pasada, a esto se debe sumar que por esta pandemia es fundamental cuidar el origen de los ingresos para no caminar por la cornisa y quizás, caer.

El economista Jaime Dunn señaló que a partir de esta crisis es fundamental proteger las finanzas personales, en particular el origen de los ingresos (trabajo o negocio), reducir los gastos y aprovechar las facilidades que está otorgando el sistema financiero.

Sobre la defensa de los ingresos, Dunn precisó que se trata de un cambio de conducta, de tratar de entender que el trabajo remunerado o un negocio es en la actualidad la fuente de sus ingresos, por lo que se los debe cuidar adoptando una actitud proactiva y no solo de rechazo a los posibles cambios (ingresos, horarios o exigencias) que provengan del empleador o de su emprendimiento.

Dunn remarcó que, si se pierde el origen de nuestros ingresos, no tiene sentido elaborar un presupuesto familiar, pues no se contará con los recursos necesarios. En cuanto a la reducción de los gastos, el analista remarcó que es fundamental reconfigurar en qué cosas utilizar el dinero, pues a su criterio por la actual situación ya no se puede seguir consumiendo cosas superfluas y se debe hacer foco en los alimentos básicos y sanos.

Al respecto, Waldo López, expresidente del Colegio de Economistas de Bolivia, indicó que se debe tener un consumo cauto debido a la incertidumbre laboral y que el mismo debe ser planificado para generar algún ahorro con el fin de hacer frente a los imprevistos como el tema salud.

¿Qué hacer con las deudas?

Tanto Dunn como López consideran que uno puede aprovechar los diferimientos que está otorgando el sistema financiero, pero si se tiene capacidad de pago, aconsejan que es mejor cumplir con estas obligaciones y no aumentar sus deudas y acreedores.

José Alberti, expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, sostuvo que en caso de tener problemas financieros se pueden reprogramar las deudas con bancos y proveedores, ampliando el plazo, con periodos de gracia y negociando tasas.

Alberti también hizo notar que se pueden aprovechar los diferimientos de pagos de impuestos y demás tributos y de ser necesario optar por planes de pago a mayor plazo.

Mientras el analista Hugo Barbery puntualizó que todo dependerá del tipo de deuda y del flujo con el que se cuente y detalló que si se renovó el auto y la fuente de ingresos es inestable, lo mejor es vender el auto y cancelar la deuda. Pero si aún tiene flujo en un panorama muy incierto, previamente puede evaluar negociar la deuda llevándola a mayor plazo con menor cuota.

Presupuesto familiar

En el diseño de un presupuesto, Barbery recomienda nunca gastar más del ingreso disponible y que primero son las necesidades básicas, luego los otros gastos y de último los gustos. El economista recalcó que siempre se debe tratar de ahorrar, así sean Bs 50 al mes, él considera que no es una cuestión de riqueza, sino una cuestión de hábito para la vida.

Alberti hace notar que nunca sus ahorros deben estar bajo el colchón, ya que existen oportunidades financieras para que además de conservar los ahorros puedan incrementarse a través de Fondos de Inversión (SAFI).

Otro aspecto que destacan los analistas consultados es que en estos tiempos de pandemia se debe invertir para adquirir nuevas habilidades profesionales que permitan mejorar los ingresos.