"A medida que se fue controlando la situación y se fue informando a la población, la gente fue recuperando la calma y regresando a sus actividades habituales", dijo el funcionario

7 de julio de 2024, 16:00 PM
7 de julio de 2024, 16:00 PM

El asalto militar ocurrido el 26 de junio provocó un clima de nerviosismo y temor en la población boliviana, lo que se tradujo en largas filas en bancos y supermercados, pero también economistas alertaron del alza en el precio del dólar en el mercado informal, sobre el tema el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui, dijo: "estamos evaluando la economía boliviana para tomar las medidas que sean necesarias para mantener la tranquilidad de la población".

La cotización del dólar estadounidense y del euro registran un incremento leve del precio en el ‘mercado negro’ tras el fallido asalto militar. El día de los hechos, la divisa llegó hasta los Bs 9,10 debido a la tensión política que se dio durante tres horas para llegar al día siguiente a los Bs 9,15 y 9,20.

Un equipo de EL DEBER hizo un recorrido en casas de cambio de Santa Cruz y La Paz para evidenciar el aumento de la cotización del dólar en los últimos 17 días que de Bs 8,85 subió a Bs 9,15 y 9,20 y del euro de Bs 9,50 a 10,05.

En este sentido, en declaraciones al canal estatal Cusicanqui sostuvo que "a medida que se controló la situación y se informó a la población sobre los alcances del fallido golpe, la normalidad se ha ido reanudando paulatinamente".

El hecho generó una reacción inmediata de la población, que acudió a los bancos para retirar efectivo y a los supermercados para abastecerse de productos básicos. "Es comprensible que la gente haya reaccionado con nerviosismo y temor ante un hecho de tal magnitud", señaló el ministro.

La semana pasada directora la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Ivette Espinoza, informó que la intentona de golpe de estado ocasionó el retiro de al menos 200 millones de bolivianos de cajeros automáticos. El monto, representa menos del 1% de la liquidez existente en el sistema.

El movimiento de militares provocó sicosis en la población que se volcó a los cajeros automáticos a retirar efectivo y a proveerse de combustible.

“Entre las 16:00 y 18:00, varios consumidores financieros han ido a los cajeros automáticos. El impacto que ha representado esto ha sido menor al 1% del total de los depósitos. Es menos de 200 millones de bolivianos, nada para la cantidad de liquidez que tienen las entidades financieras”, señaló.

Cusicanqui considera que la rápida acción de las fuerzas de seguridad y el apoyo del pueblo, la situación se controló rápidamente y se evitó que el asalto militar tuviera éxito. "A medida que se fue controlando la situación y se fue informando a la población, la gente fue recuperando la calma y regresando a sus actividades habituales", afirmó el funcionario.

Asimismo, hizo un llamado a la población a mantener la calma y confiar en el Gobierno. "Estamos trabajando arduamente para garantizar la seguridad y el bienestar de todas las familias bolivianas", concluyó el funcionario.