Escucha esta nota aquí

En el marco del Decreto Supremo 4276 de reactivación económica y del empleo, cuyo propósito es la preservación y generación del empleo en los sectores más golpeados por el Covid-19, el sector empresarial de Beni y el Gobierno firmaron un acuerdo para que el sector formal de la economía de este departamento acoja, en su planta laboral, a las casi 10.000 personas que se estima perdieron su fuente laboral durante la emergencia sanitaria.

El ministro de Trabajo, Óscar Mercado, dijo que el plan de empleos es muy importante en esta coyuntura de crisis sanitaria y económica porque permite generar espacios laborales y subvencionar el pago del sueldo de las personas que sean insertadas laboralmente en las empresas que se sumen la iniciativa estatal.  

Se pretende generar 11.000 inserciones laborales en los próximo seis meses. Para ello se invertirán $us 19 millones que serán financiados con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El Ministerio de Trabajo, a través del Programa de Apoyo al Empleo (PAE), subvencionará los primeros meses de sueldo que promediará entre un salario básico mínimo y Bs 3.000. 

Mercado realzó el compromiso del sector empresarial con el plan de empleo, la productividad y la reactivación económica del país.

A nombre del sector empresarial, el presidente de la Cámara Agropecuaria de Beni (CAB), Jorge Núñez del Prado, manifestó que lo más destacable del plan es que generará trabajo a las familias que en este tiempo de crisis sanitaria y de pandemia perdieron su fuente laboral

Cree que moverá la economía porque esa gente será insertada en actores de la economía como la industria, el comercio, la construcción, la hotelería, la gastronomía y la cadena agropecuaria castigados por el Covid-19.

Del Prado estima que, a escala departamental, de 5.000 a 10.000 personas perdieron su empleo durante la pandemia. “Ahora se abre la posibilidad de empleo para aquellas personas que perdieron su trabajo”, apuntó.

Recordó que hace dos semanas el sector presentó un plan económico que gira en torno al nuevo PLUS y que requiere de otras normas complementarias para convertir a Beni en un departamento agropecuario con la posibilidad de sembrar granos y pastos cultivados.

“Hemos pedido acelerar las normas necesarias para que a partir de octubre y noviembre se comience a sembrar granos y desarrollar industrias. Habrá un efecto multiplicador muy grande y Beni, así como Santa Cruz, será un motor económico importante para Bolivia”, puntualizó Del Prado.