Escucha esta nota aquí

Las crisis provocada por el coronavirus, modificó el escenario del negocio petrolero. En un mes, de acuerdo a datos de portales de noticias de Latinoamérica y Europa, el precio del crudo bajó un 54% y puso al descubierto que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) perdió el control del mercado. Esto ha ocasionado que las principales compañías dedicadas a esta actividad vean diluirse un 60% de su valor y se planteen recortes en sus planes de inversión.

En la actualidad, la falta de acuerdos entre Rusia y Arabia Saudita (que lidera la OPEP) para recortar la producción hizo que el precio del crudo se desplome debido a la caída en la demanda de China como consecuencia del coronavirus.

Daniel Dreizzen, exsecretario de Planeamiento de Energía en Argentina, en un artículo publicado en el sitio web A24.com sostiene que los valores de las compañías petroleras en relación a hace un mes (desde el 24 de febrero hasta el 24 de marzo), cuando el precio del petróleo cayó en 54%, están a la baja. Por ejemplo, mencionó que las empresas globales como Exxon, Chevron, Shell, BP, Total bajaron alrededor de un 40% y las compañías argentinas o brasileñas como YPF, Vista o Petrobras sufrieron una caída de entre un 60 y 70%.

En este contexto, el especialista señala que las compañías más afectadas son aquellas que se dedican a la producción de no convencionales, cuyo valor en el mercado descendió un 60%.

“Entonces, ¿qué está pasando ahora? El precio del WTI (West Texas Intermidiate) bajó a 23,5 dólares por barril. Hay que ir 20 años atrás, hasta el 2002, para llegar a estos valores (que si uno ajustara por inflación americana sería al 1999). Bajó un 50% en apenas 18 días, desde 46 dólares/barril el 5 de marzo, hasta 23,5 dólares/barril el 23 de marzo”, señaló Dreizzen.

Para el el jefe de la petrolera rusa Rosneft, Ígor Sechin, citado por el portal Sputniknews la estrepitosa caída del precio del crudo deja al descubierto que la OPEP ya perdió su importancia y hay otros factores que influyen en el equilibrio del mercado.

Sechin sostiene que “el mercado del petróleo está atravesando una crisis debido a un conjunto de circunstancias como la expansión del coronavirus, las sanciones o los factores políticos”.

Aseguró que la caída  del precio "no es dramático pero tampoco trae alegría". Pronosticó que el mercado se equilibrará en seis meses y la que cotización del crudo aumentará a 60 dólares por barril para fines de año.

El 6 de marzo, la OPEP y diez productores independientes, entre ellos Rusia, pusieron fin a los recortes petroleros y al no lograr consensuar una prórroga de la iniciativa que estaba vigente desde principios de 2017, Arabia Saudí inició una guerra de precios en el mercado al inundarlo con su crudo y reducir su costo.

El efecto de esta guerra llegó a América Latina. Una nota publicada por América Economía, señala que la disputa entre “potencias petroleras está dejando a muchos productores en América Latina con problemas para cubrir sus costos de extracción, lo que aumenta las posibilidades de recortes del bombeo y demoras en la inversión en los próximos meses”.  

Entre estas productoras está Pemex de México, la colombiana Ecopetrol, la ecuatoriana Petroecuador, la mexicana Pemex y la brasileña Petrobras, así como la venezolana PDVSA.

Los operacione más vulnerables incluyen plataformas en altamar como algunos campos de aguas profundas y superficiales en Brasil, donde los costos de producción el año pasado fueron entre dos y cinco veces más altos que los $us 5,6 por barril registrados para las actividades de bombeo "presal", según datos de Petrobras.

A esto se suman los crudos extra pesados ​​que necesitan mejoradores, como la producción de inversiones en alianza de Venezuela en el Cinturón del Orinoco y varios proyectos de hidrocarburos no convencionales en Argentina.

Comentarios