Escucha esta nota aquí

POR: SVETLANA SALVATIERRA

La cantidad de tarjetas de crédito que hay en Bolivia llegó a 112.085 en 2019. La tendencia al crecimiento continúa desde hace cinco años atrás cuando esa cifra registraba 45.753 tarjetas de crédito en 2015. Los consejos para administrar el dinero que una persona tiene ahorrada en el banco empiezan con los conceptos de disciplina y puntualidad para evitar gastos innecesarios y desordenar las finanzas personales.

“Tenemos que tomar en cuenta que la tarjeta es un medio de pago, por lo que recomendaría no compartir datos sensibles como el número de plástico, pin o cvv2. Estos datos son personales y no deberían compartirse ni siquiera con familiares o amigos. Adicionalmente, recomendamos afiliar las tarjetas al seguro de protección”, prioriza el gerente de División Comunicación y Marketing del BCP, Sergio Torrellio.

Cabe recordar que “los intereses fueron diferidos de acuerdo con la normativa ASFI y serán cobrados a partir de abril del 2025. Dicho pago se reflejará en los extractos de nuestros clientes”, precisa el vicepresidente de Negocios de Banco BISA, Franco Urquidi.

“Se han estado generando los intereses por los consumos realizados; sin embargo, los mismos se han diferido de acuerdo a lo establecido en la normativa sin generar intereses ni costos adicionales”, precisa el gerente nacional de Marketing y Planificación del Banco Mercantil Santa Cruz, Mauricio Porro. “Es importante hacer un uso medido y responsable de la tarjeta de crédito”, agrega.

Si bien se han registrado solicitudes de tarjetas de crédito durante la pandemia, la colocación se redujo. “Vemos un cambio en el comportamiento del uso de tarjetas, no sólo de crédito sino también de débito, porque las compras presenciales se han reducido, pero las compras por internet se han incrementado en la coyuntura”, señala Torrelio.

“La demanda ha sufrido una disminución sobre todo atribuida a que uno de los principales usos que se les da a las tarjetas en los viajes internacionales y los mismos se han visto disminuidos por la pandemia”, apunta Porro.

Seguir en la pandemia es una oportunidad para hacer ajustes en los gastos personales y/o familiares. “Evitar el sobregiro de su tarjeta de crédito con gastos innecesarios”, recomienda Urquidi.

De esta manera, se tiene habilitada la tarjeta para seguir realizando compras; sin descuidar el mantener control de las transacciones necesarias que se realizan con estas tarjetas.

Esta acción parece sencilla; sin embargo, “revisar el estado de cuenta mensual y pagar hasta la fecha de vencimiento establecida se da en la medida que el cliente sea disciplinado con su información, transacciones y pagos, y puede desarrollar un comportamiento ideal”, enfatiza Torrelio.

“Cumplir con las fechas de pago evita el cobro de intereses adicionales”, enfatiza Porro.

Los ejecutivos coinciden en que evitar el uso de dinero en efectivo en época de pandemia es una forma de prevenir el riesgo de contagio más alto por la circulación del mismo.


Comentarios