Escucha esta nota aquí

Después de conocer la decisión del Ministerio de Agricultura y Riego de Perú, a través del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), de suspender la emisión de los permisos sanitarios y fitosanitarios para la importación y tránsito internacional de productos de origen vegetal y animal procedentes de Bolivia, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) insta al Gobierno a evaluar una medida de retaliación (reacción asumida por un país para hacer frente a las medidas unilaterales asumidas por otro país y que ocasionan daños a sus exportaciones)  proporcional al daño que pueda causar la medida.

El gerente general del IBCE, Gary Rodríguez, aseveró que una vez más Perú sorprende con una medida sanitaria para interrumpir el ingreso de productos alimenticios bolivianos (grano de soya y derivados, chía y carnes de bovinos) que representan lo grueso de las ventas nacionales al vecino país. En 2019, dijo que la exportación de estos productos a Perú superó los $us 260 millones, y a julio de este año están por encima de los $us 160 millones.

“Desde el IBCE advertimos de esta situación a las autoridades bolivianas, habiéndose conocido que este miércoles habrá una reunión de las máximas autoridades sanitarias de Perú y Bolivia, aguardándose que el problema se resuelva amigablemente, como ocurrió a principios de año, con una situación similar. Caso contrario, el Gobierno debería evaluar una medida de retaliación proporcional al daño que pueda causar esta situación, que afecta a productores y exportadores bolivianos", enfatizó Rodríguez.

En un comunicado oficial, el Ministerio de Agricultura y Riego de Perú aclara que la suspensión de importación y tránsito internacional de productos vegetales alcanza a los granos de chía, soya y sus derivados, así como a los productos de origen animal como carne de bovino congelado y refrigerado deshuesado procedentes de Bolivia.

Desde la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), el gerente general Jaime Hernández, señaló que el impacto es importante porque Perú es el segundo mercado en importancia para las exportaciones de grano de soya y productos con valor agregado (harinas y aceites) de la cadena oleaginosa.

Dio cuenta de que al mercado peruano se exportan aproximadamente $us 250 millones anuales en productos con valor agregado, que representa el 30% de las exportaciones de oleaginosas. “Nos preocupa esta situación si perdura en el tiempo, pero entendemos que las autoridades de Gobierno están haciendo las gestiones para solucionar este problema en los próximos días”, manifestó Hernández.

El presidente de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones (Cadex), Oswaldo Barriga, calificó de desproporcional y preocupante la medida asumida por Perú e instó a las autoridades nacionales que corresponda a asumir las gestiones al más alto nivel, entre los gobiernos, para que la restricción se levante a la brevedad.