Escucha esta nota aquí

La sequía golpea con fuerza a siete municipios del Chaco. El director del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) de la región de Cordillera, Néstor Cuéllar informó que siete municipios del Chaco sufren por la falta de agua potable.

Recordó que desde hacer varios meses no llueve en todo el Chaco boliviano, que comprende una extensión de 12 millones de hectáreas, que se extiende desde el municipio de Cabezas (en Santa Cruz) hasta Yacuiba.

Los municipios más afectados por la falta de agua de agua potable son: Gutiérrez, Huacaya, Macharetí, Boyuibe, el Isoso en Charagua, Cuevo y Lagunillas.


"En toda superficie la situación sigue siendo complicada. Y cada vez se viene complicando más porque creíamos que iba a llover, pero no sucedió", señaló.

El mayor problema en los municipios es la falta de alimentos para el ganado y el acceso al agua potable.

"No hay muchos animales muertos, pero la sequía está afectando significativamente los recursos públicos de los gobiernos municipales", señaló.

Explicó que actualmente en estas regiones se está transportando agua en cisternas, y entregan alimentos para los animales. Sin embargo, dijo que el agua que se consume en el Chaco no es de buena calidad.

La situación más grave se da en Gutiérrez, porque la falta de agua se siente tanto en comunidades como en la zona urbana.

Otras de las regiones más afectadas es Charagua en especial en la zona del Isoso, donde más se está sintiendo el golpe de la sequía. Los mismo que Cuevo, Lagunillas, Huacaya, en donde no hay agua al igual que en Machareti.

En otras regiones como Camiri y Charagua se está racionando el agua, para abastecer a sus poblaciones.

Por este fenómeno climático, según Cuéllar, hay cerca de 400 familias afectadas.