Escucha esta nota aquí

El Gobierno agilizará los trámites de exportación y reforzará el control en las fronteras para aliviar la crisis del sector arrocero. Los productores están complicados por la sobreproducción del cereal debido a la falta de planificación y el ingreso ilegal desde países vecinos.

Pedro Damián Dorado, viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, dijo que están desarrollando acciones y estrategias para facilitar las exportaciones en cumplimento a las normativas de calidad del mercado internacional. Así, actualmente el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural y el Instituto Nacional de Estadística están analizando la oferta y demanda de arroz para el mercado nacional que permita conocer los excedentes de arroz que podrían ser dirigidos a la exportación.

Como se recordará, los arroceros están preocupados porque aumentó la oferta de arroz debido a los precios logrados en 2018 ($us 60 la fanega). Hoy la fanega está en $us 20, lo que no alcanza para cubrir sus costos de producción. Alberto Rivera, dirigente de la Federación de Productores arroceros de la provincia Marbán de Beni, dijo que aún cuando Emapa compró a $us 60, en el mercado negro está en $us 20 y 30, porque nadie quiere comprar. “Estamos gestionando que se libere la exportación “, dijo.

Rivera afirmó que Emapa está vendiendo a Bs 135 el quintal, cuando los productores lo ofertan a Bs 180. Al respecto, el viceministro Dorado explicó que Emapa tiene sus propios lineamientos y políticas para fijar precios del arroz en Bolivia, entre los que contempla vender el arroz en el mercado nacional a precio subvencionado con respecto a los precios que venden los productores; sin embargo, sostuvo que se convocará a Emapa a una reunión de coordinación.

Lucha al contrabando

Otro problema que agrava la situación es el ingreso ilegal de arroz desde países vecinos a menores precios. Edilberto Osinaga, gerente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, dijo que están trabajando con la Aduana para planificar y hacer el control en las carreteras principales.

Este año la superficie sembrada pasó de 100.000 hectáreas a 120.000, especialmente por el ingreso de nuevos productores de Guarayos y Beni. Al respecto, Osinaga dijo que no se tiene el dato preciso, pero son como 40.000 hectáreas en Beni.

Agergó que reactivarán el Comité Anti Contrabando para hacer el control social de todos los productos alimenticios que ingresan por las fronteras, no solo el arroz.

Tags

Comentarios