Escucha esta nota aquí

El Consorcio GEES, Energía Limpia y Asociados invertirá $us 42,2 millones en la construcción de una planta destinada al tratamiento y procesamiento de residuos sólidos en Cochabamba.

Con la implementación de la planta, a decir del presidente del Consorcio GEES, Energía Limpia y Asociados, Clover Paz, Cochabamba se convertirá en la primera ciudad del país en industrializar la basura para generar energía y ecocombustibles, y Bolivia se colocará en el puntal en Latinoamérica en innovación y tecnología en el tratamiento de residuos sólidos urbanos.

De acuerdo con Paz, el proyecto responde a estándares europeos y garantiza una solución permanente de la basura, basado en el modelo de economía circular, generando empleos directos e indirectos sostenibles para los cochabambinos.

Según estimaciones, la industrialización permitirá generar más de 400 empleos directos, muchos de ellos de cualificación alta que serán cubiertos por ingenieros bolivianos. Integrará a los recolectores informales que serán contratados bajo las normas y condiciones laborales que rigen en el país.

En el proyecto prevén una inversión de $us 42,2 millones.

Paz afirmó que el modelo de gestión y operación que se aplicará se utiliza en Europa, donde los residuos y su proceso de clasificación permiten generar energía para el autoabastecimiento del lugar, entre otros procesos, como el compostaje, ecodiésel y reciclaje.

Capacidades

Francisco Bereguer, socio técnico de GEES, Energía Limpia y Asociados, señaló que lo que proponen es un complejo de tratamiento mecánico biológico donde se clasificará el 100% de los residuos. “Con la materia orgánica vamos a hacer biogás, producir energía eléctrica renovable, compost y, con los materiales recuperados, se generará materia prima para la industria nacional del plástico”, manifestó.

Entre el 65 y 70% de los residuos que ingrese al complejo -abarca 15 hectáreas- serán recuperados y revalorizados. El 25 y 30% restante se depositará en bolsas de una tonelada donde caben materiales inertes que no producen lixiviados ni materias contaminantes que afecten al medioambiente. Luego irá a un relleno sanitario.

Bereguer refirió que la industria del plástico local tendrá acceso a las materias primas recuperadas, sobre todo celulosas y plásticos, lo que reducirá las importaciones. “Por cada tonelada recuperada y vendida a un fabricante de plásticos es una tonelada menos que se importa. Trascenderá en un equilibrio de la balanza comercial”, dijo.

Para Manuel Laredo, CEO de la empresa circular Pisos Mamut, es un proyecto de suma importancia para la ciudad y la región. “Ojalá podamos generar una economía donde el 10% de los residuos vaya a parar al relleno sanitario y el 90% se regenere”, exclamó.

Laredo expuso que Cochabamba tiene cadenas de valor que promueven la economía circular y sería bueno que el nuevo proyecto articule a los recolectores y a las empresas de reciclaje y de economía circular que hay en la región.