Escucha esta nota aquí

La Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) rechaza el acuerdo entre el Gobierno y la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol) y pide a las autoridades del nivel central diálogo con todos los actores de la cadena cárnica y repara en la petición y pretensión de los carniceros de cerrar los centros de remate. Denuncian vulneración al estado de derecho y atentado al trabajo.

“Los ganaderos del país ratificamos nuestra posición de que los precios de la carne de res al consumidor final se deben mantener sin modificación, ya que hemos demostrado que el precio del kilogramo gancho en la actualidad está dentro de los rangos normales, verificado en base a datos oficiales del Observatorio Agroambiental y Productivo (OAP), que es el ente oficial de información de precios de los productos agropecuarios del Estado boliviano”, afirmó el presidente de la organización pecuaria, Alejandro Díaz, con ocasión de la lectura del pronunciamiento sectorial.

Al mismo tiempo, manifestó el rechazo a la decisión de pretender cerrar los centros de remate, siendo que éstos "son los canales más transparentes y ágiles con que cuentan los productores y demandantes de ganado".

 “El Estado no debe atentar contra las formas de comercialización que han demostrado ser de beneficio para la sociedad en su conjunto, ante la presión de un sector que es solamente uno de los eslabones de la cadena cárnica nacional, sin tomar en cuenta a productores ganaderos, centros de remate, mataderos, frigoríficos, industrias cárnicas, ferias comunales y municipales, intermediarios, transportistas de ganado y productos cárnicos a nivel nacional e internacional, comercializadores al detalle (friales, supermercados, puestos de mercado), casas comercializadoras de insumos para la ganadería y el campo, sistema financiero y consumidores, entre otros”, anotó Díaz.

Llaman a las autoridades del nivel central a buscar soluciones integrales y de fondo a la problemática recurrente sobre el precio de la carne al consumidor final. Congabol cree que mientras persista el sistema de comercialización mediante canales ‘calientes’ en los puestos al detalle, “acarrearemos pérdidas por la ineficiencia de este sistema que en última instancia pretenden ser cargadas a los productores y consumidores”, dijo Díaz.

Asimismo, exigen que la determinación del balance de la oferta y demanda de carne sea manejada de manera participativa, con datos estadísticos actualizados, transparentes, representativos y confiables, ajenos a interpretaciones sesgadas que pueden provocar incertidumbre a las inversiones que viene realizando día a día el sector ganadero.

El martes, por la noche, el Gobierno central y la Contracabol firmaron un acuerdo en el que acordaron mantener invariable el precio de la carne para el consumidor final, el cierre en un plazo máximo de siete días de los centros de remate de ganado en pie y la salida de Emapa del mercado de compraventa de carne bovina.

Comentarios