Escucha esta nota aquí

El déficit hídrico pone en aprieto a siete municipios de las provincias Cordillera, Vallegrande y Velasco y empuja a la Gobernación de Santa Cruz a acelerar la declaratoria de emergencia departamental por sequía. Alistan acarreo de agua en camiones cisternas para consumo humano y ganado afectado.

A decir de Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Lagunillas, Gutiérrez, Boyuibe y Vallegrande han formalizado la declaratoria de desastres con la documentación de requerida por la Ley 602 de Gestión de Riesgos. Entretanto que Cabezas, Cuevo y San Ignacio de Velasco presentaron sus carpetas, pero deben subsanar algunas observaciones.

Del estado de situación en esas poblaciones, Alpire afirmó que el requerimiento por parte de los municipios afectados es dotación de agua para el consumo humano y animal y forraje. Indicó que una vez se active declaratoria de emergencia departamental por sequía la Gobernación procederá a contratar camiones cisternas y comprar fardos de pastos para aliviar la escasez de agua y de materia verde para el consumo humano y animal.

No obstante, Alpire dio cuenta de que aparte de los municipios mencionados la Gobernación atiende una solicitud de dotación de agua potable en el área urbana de los municipios de San Ignacio y San Miguel de Velasco. Refirió que en el presente mes se construirán 10 pozos de agua para satisfacer la necesidad de agua en la población urbana.

En el ámbito pecuario, el presidente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), Alejandro Díaz, indicó que son al menos 20 las asociaciones del Chaco y de la Chiquitania que han reportado impactos por sequía. 

El dirigente ganadero aludió que este es un tema recurrente, todos los años, y que, por eso, el sector demanda una línea de créditos con condiciones flexibles para concretar proyectos de infraestructura productiva, entre ellos, construcción de pozos de agua.

En la víspera, el Gobierno activó el Plan de Contingencia que contempla la perforación de 155 pozos de agua, la distribución de ayuda humanitaria y suministros, provisión del líquido elemento a través de cisternas y la entrega de forraje y alimento balanceado, que llegará a esas zonas afectadas. Beneficiará a más 50.000 personas de 20 municipios afectados por la sequía.

Otro de los objetivos del plan es prestar asistencia humanitaria a 9.130 familias que representan aproximadamente a 50.000 personas de las regiones afectadas por este evento climático, en los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca, Oruro y Potosí. También se apoyará a la emergencia con 33 cisternas operables, de las cuales ocho se desplazarán a la región del Chaco.