Escucha esta nota aquí

El ministro interino de Economía y Finanzas Públicas, José Abel Martínez, calificó de “inexactas y tendenciosas” las declaraciones vertidas en un medio de comunicación por el diputado masista Víctor Borda en sentido de que el Gobierno no entregó la documentación de respaldo para la aprobación del crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) por valor de $us 327 millones. 

“Se remitieron dos informes técnicos, especificaciones financieras, análisis de sostenibilidad de deuda, el flujo mensual del TGN, el flujo anual proyectado del TGN, la exposición de motivos, los indicadores de deuda pública y sus proyecciones, y la carta de intención firmada por el ministro de esta cartera de Estado, el presidente del Banco Central de Bolivia y dirigida a la directora gerente del FMI”, puntualizó Martínez.

En la carta de intención indica que “la asistencia financiera del FMI ayudará (como país) a afrontar las urgentes necesidades de la balanza de pagos y en materia fiscal que están asociadas a las mayores necesidades de gasto sanitario, la caída de los términos de intercambio y la imposibilidad de financiarnos en los mercados internacionales”

El subdirector gerente y presidente interino del FMI, Mitsuhiro Furusawa, en un comunicado de prensa, advirtió que la aprobación del financiamiento es para “la asistencia de emergencia en virtud del Instrumento de Financiamiento Rápido-IFR que ayudará a respaldar los gastos médicos y las medidas de ayuda que se requieren con urgencia, al tiempo que se abordan las necesidades de balanza de pagos”.

Borda hizo mención que el FMI habría condicionado al país la flexibilización del tipo de cambio y la reducción de la inversión pública a cambio del crédito, afirmaciones totalmente falsas.

Al respecto, se detalló que el Informe País 20/182 elaborado por el FMI para otorgar esta facilidad indica que no existe ningún criterio del Gobierno nacional e incluso ni del FMI de modificar el tipo de cambio. 

En particular, se señala que “las autoridades resaltaron su compromiso de mantener la estabilidad del tipo de cambio”, mientras que “el personal técnico del FMI concuerda con la opinión de las autoridades”. Por tanto, el tipo de cambio no se moverá.

Martínez afirma que el único propósito de contar con esos recursos es combatir la pandemia, tanto en el ámbito sanitario como económico dada la frágil situación fiscal que dejó el Gobierno de Evo Morales, con déficit fiscales mayores al 7% del PIB durante los últimos cinco años. “Las declaraciones del diputado muestran la intencionalidad política del MAS, de bloquear los créditos de organismos internacionales”, sentenció Martínez.

En 16 de junio, la presidente de la Comisión de Planificación, diputada Otilia Choque, en sintonía con su par Borda, denunció que el préstamo del FMI de $us 327 millones está condicionado a que el Gobierno nacional flexibilice el tipo de cambio del dólar una vez concluya la crisis sanitaria emergente de la pandemia del coronavirus.

En esa misma jornada, Choque expuso que, debido a la falta de documentación de respaldo, la Comisión que preside resolvió rechazar el proyecto de ley que aprueba la contratación de un crédito externo por un monto equivalentes a $us 327 millones del FMI.