Escucha esta nota aquí

El sector gremial de la ciudad de Bermejo pide a la Cancillería boliviana gestionar un corredor de intercambio comercial con la Argentina, a través de la localidad de Aguas Blancas, para la internación legal de productos alimenticios.

La iniciativa surge debido al desabastecimiento de algunos alimentos en el mercado interno y para generar un trabajo temporal hasta que se levante el cierre fronterizo decretado por el Covid-19.

Además, se busca disminuir el contrabando de mercaderías y otros productos que predominaron en los últimos tres meses de la cuarentena, pese al control de las fuerzas de orden de la Argentina.

El secretario ejecutivo de la Federación de Gremiales de Bermejo, Freddy Rueda, dijo que se gestiona el corredor de intercambio comercial por medio del Concejo Municipal después de la presión de las bases del sector y al que se sumó el transporte sindicalizado.

“Ahora esperamos que la Cancillería boliviana atienda nuestro pedido porque queremos evitar que algunos socios y otra gente siga cruzando ilegalmente hacia la Argentina con el riesgo de ser detenidos por la Policía y Gendarmería”, declaró Rueda a EL DEBER.

Los gremiales plantean la apertura del corredor de intercambio comercial dos veces a la semana, entre el lunes y viernes, con la aplicación de las normas de bioseguridad.

Según Rueda, con esta iniciativa se beneficiará a más de 2.000 comerciantes minoristas y medianos de la ciudad de Bermejo.

Los comerciantes del lado argentino también podrán ingresar a territorio boliviano para llevar juguetes, prendas textiles y electrodomésticos de manera legal como sucedía antes de la pandemia.

El economista y docente argentino, Guillermo Sapag, afirmó que las cancillerías deben resolver este asunto bilateral por considerar que las poblaciones fronterizas hacen patria y mantienen la soberanía de ambos países que tienen el derecho a abastecerse y acceder a un menor costo los productos alimenticios.

Sin embargo, advirtió que el tema podría trabarse debido a que el presidente Alberto Fernández opina que su similar de Bolivia es parte de un Gobierno de facto.

El ingreso de bolivianos a Argentina por pasos ilegales no solo se reportó entre Bermejo-Aguas Blancas, sino también en el límite Yacuiba-Salvador Mazza y Villazón-La Quiaca que obligó a los gobiernos provinciales de Salta y Jujuy a reforzar la vigilancia con efectivos policiales y militares.