Escucha esta nota aquí

Una cocina de autor (técnica y conceptualmente impecable), las mejores materias primas imaginables o las más vanguardistas tecnologías son los ingredientes para crear atmósferas singulares, de irrepetible carácter. Es la magia gastronómica de los tres restaurantes más exclusivos del mundo en 2020, según megaricos.com

El primer lugar lo ocupa SubliMotion de Paco Roncero. Algo más de $us 1.500 cuesta disfrutar de la cena más valiosa del mundo. Porque (como en Matrix) entrar en esta cápsula-restaurante de Ibiza es sumergirse en un festín único.

El local es un comedor solo para 12 clientes con paredes cubiertas de pantallas, juegos de luces, control de temperaturas, sonidos, aromas y gafas 3D, que hacen que los platos leviten y la mesa se convierta en el césped de Central Park o el Polo Norte.

En segundo puesto se encuentra Kitcho de Kunio Tokuoka. Para cenar en la casa madre del galardonado chef nipón (tres estrellas Michelín) en Kyoto deberás preparar unos $us 600 (sin bebidas ni impuestos). Kitcho es un mágico ‘ryotei’ (restaurante de alta cocina japonesa) donde todo está estudiado al milímetro.

Allí la sofisticación nipona alcanza el delirio en detalles como la aproximación a la naturaleza a través del jardín. En el establecimiento no solo se saborea comida; el ‘aire’ que fluye y el ‘tiempo’ corre sigiloso en un escenario único.

El tercer lugar lo ocupa Le Meurice de Alain Ducasse. Sobre los $us 500 (sin bebidas ni impuestos) cuesta sumergirse en la atmósfera palaciega de uno de los templos parisinos del chef y empresario monegasco. En el comedor de Le Meurice (tres estrellas Michelin) se despliega el refinado barroco del Salón de la Paix de Versalles (el cual sirvió de inspiración).

Una cocina esencial, sin artificios, donde la materia prima adquiere todo su esplendor en refinados sabores. Una Grand Cuisine puesta al día y quizás el servicio más impecable del planeta.

Comentarios