Escucha esta nota aquí

El ingreso ilegal de mercadería provoca una caída de hasta el 40% en las ventas de las industrias legalmente establecidas, según revela un estudio elaborado por el Centro Boliviano de Estudios Económicos (Cebec), dependiente de Cainco.

Fernando Hurtado, presidente de la entidad empresarial, dijo que el contrabando repercute en toda la cadena productiva, ocasionando que las industrias presenten una caída en sus ventas de entre un 30 y 40%, lo que pone en peligro cientos de empleos y la estabilidad en las operaciones de la industria nacional.

Disgregando por sectores, la disminución en ventas es de entre un 30% y 40% en caso de la molinería; un 40% en promedio para el caso de lácteos y entorno al 12% para productores y/o importadores de otros alimentos.

Favorece a la ilegalidad

De acuerdo con Cebec, el sistema tributario favorece al contrabando. Los economistas simularon los incentivos que enfrenta un comerciante en el eslabón de venta de la cadena de alimentos –caracterizado éste por una alta rotación y bajos márgenes– bajo tres escenarios: situación actual (el comerciante opera en el Régimen Simplificado); bajo el Régimen General y bajo un Régimen General Modificado, con un Impuesto a las Transacciones (IT) reducido a su mínima expresión.

Los resultados sugieren que, en términos comparativos, la rentabilidad promedio del comerciante se reduce en 90% bajo las obligaciones tributarias del Régimen General (segundo escenario) y tan solo un 10% en ausencia del IT en el caso de alimentos.

Así, uno de los sectores más afectados por el contrabando es el de alimentos y bebidas, destaca la entidad al presentar un estudio del comercio ilícito. Considerando únicamente ocho categorías (carne, arroz, harina de trigo, fideo, azúcar, aceite, bebidas no alcohólicas y cerveza) se estiman pérdidas por un valor de $us 400 millones, equivalentes al 1% del PIB.

En este sentido, Cainco sugiere implementar tecnologías de la información y comunicación para que la Aduana controle el tránsito de motorizados que internen alimentos y bebidas, ya sea a través de un sistema satelital de control de desplazamiento de vehículos o un chip de control.


Comentarios