Escucha esta nota aquí

En cumplimiento a la norma sobre semillas de especies agrícolas, técnicos del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf) procedieron a decomisar 75 toneladas de semilla de soya que no cumplían los requisitos legales correspondientes.

Según Diógenes Chávez, encargado de Control de Comercio del Iniaf en Santa Cruz, el material genético que carecía de documentación fue encontrado en la zona este de Santa Cruz, en la colonia menonita Valle Esperanza y corresponde a soya de la variedad Munasqa.

“La semilla decomisada fue encontrada en ‘bolsa blanca’ sin ninguna documentación, infringiendo la norma en su artículo 43 (sanciones) párrafo III, referido a exponer, comercializar, distribuir, donar o transportar semilla sin etiquetas o identificación oficial de certificación o fiscalización”, afirmó Chávez.

Aclaró que estas acciones corresponden a un trabajo intensivo de control como última instancia, después de haber pasado por un proceso de difusión y socialización de la normativa a los productores y comercializadores.

Finalmente dijo que el infractor, tiene 10 días para presentar su descargo correspondiente, luego de este plazo, en caso de cumplir con esta diligencia, podría ser decomisado definitivamente.

En los últimos días, la Asociación de Productores de Semillas (Asosemillas) se declaró en estado de emergencia atribuyendo un excesivo incremento del uso de semilla ilegal en los cultivos de soya y maíz. Aducen que, en los cultivos de soya, maíz, trigo y arroz, el uso de semilla certificada no supera el 45%.

“Es decir, alrededor del 55% de los campos agrícolas de Santa Cruz y Beni, no son sembrados con semillas legales. Son cultivados con semillas que no cumplen las normas de certificación y que provienen de dudoso -contrabando y de la producción local-”, especificaron.

Asosemillas ve señales de debilidad de la autoridad competente en el control de comercio de Semillas -Iniaf- y del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), cuya misión es la de proteger la condición sanitaria del patrimonio agropecuario. 

“Los resultados de los últimos años, no han sido del todo exitosos debido a que las estrategias del control de comercio implementadas o sus normativas, son muy débiles al momento de encontrar una posible infracción”, apuntaron.