Escucha esta nota aquí

El director regional del gigante tecnológico Red Hat (con responsabilidad sobre Bolivia, Paraguay, Uruguay y el segmento comercial de Argentina) ve el horizonte con aires de oportunidad para consolidar la presencia del open source, de manera que sea accesible y facilite la vida de los usuarios.

-Se percibió en el último tiempo que hay un plan de expansión en marcha por parte de Red Hat, ¿cómo fue el caso de Bolivia?
En los últimos dos años reforzamos nuestro abordaje de los negocios en Bolivia. Se dio de la mano de una estrategia de Red Hat que hay en la región y se enfocó en algunos países donde la presencia era un poco ‘tangencial’ y empezamos a abordar proyectos de mayor envergadura apoyados en nuestro ecosistema y socios de negocio.

Esta iniciativa de tener más presencia en Bolivia, así como en otros países de la región, obedece a llevar nuestra tecnología, proyectos innovadores y nuestra innovación, que viene a través del código abierto, a clientes del segmento corporativo dentro de estos países.

- Desde el sector tecnológico visualizan que en Bolivia hay un potencial dormido, ¿cuáles son los aspectos que resaltan para Red Hat con respecto al país?
Vemos una necesidad de madurar en cuanto al uso de la tecnología y el valor que esta aporta al negocio. Desde nuestro punto de vista hay un valor óptimo porque se están empezando a llevar adelante proyectos innovadores y los vemos enfocados en temas de automatización dentro de las organizaciones y en temas de cómo dar mayor respuesta al mercado.

La pandemia aceleró los tiempos en las industrias para dar soluciones y mejores servicios a los usuarios o ciudadanos con productos innovadores. Para llegar con esas soluciones innovadoras debo tener un tiempo de respuesta rápido y lo que ofrece Red Hat es poder trabajar con esos esquemas que permiten agilizar procesos.

- ¿En qué sectores ven potencial en Bolivia y con cuáles de ellos están trabajando?
Vemos buenas iniciativas en servicios financieros, pero también en proyectos de gobierno abierto (software libre) que buscan acercarse al ciudadano o contribuyente con mejores servicios, digitalización, mayores niveles de transparencia o seguimiento a distintos tipos de trámites. Vemos fuertemente esas dos aristas de trabajo.

Pero también tenemos injerencia en telecomunicaciones, donde se ve todo lo que tiene que ver con tecnología que apunta, incluso, al 5G, que más allá de ser un proyecto país (es impulsado por los gobiernos) tiene que ser apalancado por las empresas de telecomunicaciones. Estamos trabajando con estas industrias, en el tema de telecomunicaciones con el sector público y el privado.

_¿Cuáles son las claves para que haya ese avance por parte de las organizaciones con respecto a la tecnología?
Hay una necesidad de dar respuesta a lo que el mercado pide. El poder de los consumidores muchas veces está en un celular e interactúan con las empresas a través de aplicaciones en una plataforma móvil.

Eso está cambiando la mentalidad de quienes toman decisiones en los negocios en el tema privado y el público, que buscan ofrecer mejores servicios y establecer una ventaja competitiva a través del uso de la tecnología, pero con el cliente o usuario final como centro, ellos tienen sus demandas y yo tengo que dar respuestas, y es quien se adapta más rápido quien tendrá la ventaja competitiva.

- ¿Qué cambios deben darse para consolidar ese enfoque y cambio de mentalidad?
El open source o código abierto llegó para quedarse y cada vez son más las empresas que vuelcan sus estrategias de tecnología apalcándose en soluciones o productos de open source. Nosotros proponemos a las organizaciones una manera interna de trabajo y hacemos hincapié en los aspectos culturales que requieren los cambios y las formas diferentes de hacer las cosas para obtener cambios exitosos.

Red Hat hizo una investigación (junto a Harvard a 700 hombres de negocio) que refleja que el 54% de los proyectos falla; no por la tecnología, sino por la cultura. Después vemos que es importante que haya convicción de parte del sector corporativo o público para encarar un proyecto de transformación que conlleve productos, procesos y servicios. Si no hay ese convencimiento, los proyectos llegan a fracasar y se quedan en un sponsor.

- ¿Cómo el open source está marcando el rumbo del sector corporativo y público en la región?
Hay alto nivel de adopción. Las empresas cada vez más incorporan tecnologías de código abierto y a su vez el código abierto está presente en el día a día de las personas, en aplicaciones, sin darnos cuenta. El valor que da es que hay grandes empresas tecnológicas que son nuestros aliados y que antes eran impensables. Cada vez más son las empresas que abren su código propietario a la comunidad.

Comentarios