Escucha esta nota aquí

En el marco de la Ley de Transporte N° 165 y la Ley General de Aduana N° 1990, la Dirección General de Intereses Marítimos, Fluviales, Lacustres y Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Defensa, y la presidencia ejecutiva de Aduana Nacional se reunieron para ‘armonizar’ criterios para delimitar las atribuciones y competencias de la normativa aduanera, con el reglamento general de puertos, para agilizar el comercio internacional en la Hidrovía Paraguay-Paraná.

Por la Aduana Nacional, Joaquín Aponte, y por la Armada Boliviana, el vicealmirante José Luis Velásquez, establecieron mesas de trabajo que definir las operaciones y labores en los puertos que abarcan la citada hidrovía. 

Asimismo, establecieron líneas de competencia de las operaciones portuarias y aduaneras, servicios y funciones para enriquecer el marco normativo que permita el potenciamiento del Canal Tamengo y la Hidrovía Paraguay-Paraná, que a su vez permitirá el acceso marítimo de Bolivia hacia el Océano Atlántico.

A mediano plazo, planean promover inversiones que permitan el desarrollo de los puertos bolivianos, su uso para la exportación e importación de productos e impulsen alianzas estratégicas, en el marco de la normativa vigente, entre empresas públicas y privadas para el diseño, financiamiento, construcción, operación y mantenimiento de los nuevos puertos de la provincia Germán Busch de Santa Cruz.