Escucha esta nota aquí

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), organización productiva más importante del país, rechaza la acción popular interpuesta por activistas que busca frenar la agrobiotecnología en el país y advierte que es atentatoria y pone en serio riesgo, a muy corto plazo, el normal abastecimiento de alimentos y miles de fuentes de empleos en el país.

A nombre de los productores, el presidente de la CAO, Reinaldo Díaz, señaló que este sector rechaza la acción popular sin fundamento, interpuesta por activistas que pretenden coartar la producción de maíz, caña de azúcar, trigo, soya y algodón, con semillas genéticamente modificadas.

“La actitud irresponsable de personas que se atribuyen una representatividad de la ciudadanía sin tenerla, pone en riesgo la producción de millones de toneladas de granos que son el sustento para la provisión de alimentos estratégicos como carne de pollo, huevo, leche, res, cerdo y otros productos que garantizan la alimentación de los bolivianos”, apuntó.

A su criterio, no es correcto que personas ajenas a la realidad productiva, que no conocen lo que cuesta producir alimentos en condiciones climáticas adversas, pretendan restringir el derecho de los productores de utilizar estas tecnologías para mejorar la producción y contribuir al progreso de Bolivia

Acotó que el país está en desventaja competitiva con países vecinos que hace décadas utilizan la agrobiotecnología.

“Nos preguntamos, cuál es la propuesta realista de progreso de estos grupos de activistas, que únicamente se dedican a bloquear y obstaculizar el desarrollo, con un discurso vacío, que nunca plantean una alternativa viable para luchar contra el hambre y la pobreza, menospreciando el enorme potencial con que se cuenta”, enfatizó Díaz.

Ayer, por este mismo tema, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) se declaró en estado de emergencia y, a través de su presidente Marcelo Pantoja, refutó la acción popular que pretende eliminar los decretos supremos que autorizan al Comité Nacional de Bioseguridad procedimientos abreviados para la evaluación de eventos biotecnológicos para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya.

Pantoja refirió que el sector va a defender el derecho a utilizar semillas genéticamente modificadas porque necesitan la biotecnología para mejorar la productividad y competitividad, así como para mitigar los efectos climáticos adversos y defender la producción del ataque de plagas, que ocasionan cuantiosas pérdidas a los productores.

En la presente jornada, el Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología de la Caña de Azúcar (Cittca), a través de su director ejecutivo Carlos Costas, también impugnó la pretensión de anular el uso de biotecnologías en los campos productivos de Santa Cruz.

Costas manifestó su profunda preocupación por la incomprensible oposición de los activistas en cuanto a la aplicación de alternativas modernas que ofrece la agrobiotecnología, como es el caso de los cultivos genéticamente modificados, que tanto beneficio brindan en todo el mundo, principalmente a los pequeños agricultores.

Contar con agrobiotecnología, como una alternativa para el agro, desde la visión de Costas, permite evitar la competencia con las malezas (humedad, nutrientes), disminuir el uso de agroquímicos (herbicidas, insecticidas, fungicidas u otros) y utilizar áreas marginales por el factor edáfico (suelos salinos), además ayuda a enfrentar los fenómenos climáticos con más éxito.