Escucha esta nota aquí

Tan solo un año duró el récord de los más multimillonarios en el mundo (2.208). Y es que la lista de Forbes de las personas con las mayores fortunas del planeta tiene 55 integrantes menos, esta gestión con respecto a 2018.

De las 2.153 personas que conforman el ranking 2019, un récord de 994, o 46%, es más pobre (relativamente hablando) que el año pasado, señala la publicación, que además indica que eso demuestra que incluso los más ricos no son inmunes a las fuerzas económicas y los mercados bursátiles débiles.

Los mutimillonarios suman un valor combinado de $us 8,7 billones, $us 400.000 millones menos que en 2018. En total, el 11% de los miembros de la lista del año pasado abandonaron el ranking, la mayor cantidad desde 2009 en el apogeo de la crisis financiera.

La región Asia-Pacífico fue la más afectada, con 60 fortunas menos en la lista de Forbes. Esa caída fue liderada por China, que tiene 49 multimillonarios menos que hace un año. Por su parte, Europa, Medio Oriente y África también perdieron terreno.

En tanto, el continente americano, impulsado por un resurgido Brasil y EEUU, es la única zona que tiene más ultra ricos que hace doce meses. En la actualidad, existe un récord de 609 multimillonarios en EEUU, que incluye a 14 de los 20 primeros lugares del ranking.

La caída de multimillonarios se explica en parte por el crecimiento de solo el 3,7% de la economía global en 2018, además de la guerra comercial entre los EEUU y China, según algunos expertos.

Pero no todas son ‘malas’ noticias en la lista, los emprendedores ingeniosos e implacables encontraron nuevas formas de enriquecerse, ya que 195 personas se unieron a sus filas. En este apartado destaca Colin Huang, el fundador del minorista chino de descuentos Pinduoduo, que se hizo público en EEUU en julio de 2018.

Otros nuevos miembros notables del ranking son Daniel Ek y Martin Lorentzon de Spotify.

Bezos repite como el más rico

Jeff Bezos, CEO y fundador de Amazon, repitió su puesto como el más rico del mundo en la lista de Forbes por segundo año consecutivo. El 2018, fue un año positivo para las acciones del gigante del comercio electrónico, ocasionando que la fortuna de Bezos crezca hasta los $us 131.000 millones. Esa cifra es más de tres veces el PIB de Bolivia ($us 37.782 millones).

El patrimonio Bezos ha crecido desde los $us 6.800 millones en los últimos 10 años. En 2009 su compañía ya estaba considerada una revolucionaria en la industria del comercio electrónico, se levantaba de una caída en bolsa y el libro electrónico Kindle 2 justo había salido al mercado.

A Bezos le sigue en la lista otra persona que sabe lo que es ocupar el primer lugar: Bill Gates. El fundador de Microsoft tiene una fortuna de $us 96.500 millones, que le ha permitido mantenerse en el número dos del ranking un año más. La riqueza de Gates ha oscilado bastante en la última década. En 2009, fue la persona más rica del planeta con un patrimonio de $us 40.000 millones.

Así como Gates, el inversor y empresario Warren Buffett mantuvo su tercer lugar en el ranking. El CEO de Berkshire Hathaway tiene una fortuna que asciende a $us 82.500 millones. En los últimos años, Buffet prometió donar el 99% de su patrimonio. De momento, se ha desprendido de $us 35.000 millones, que donó a la Fundación Bill & Melinda Gates.

Para Pablo Mendieta, subgerente del Centro Boliviano de Estudios Económicos, las personas más ricas del planeta aprovechan las oportunidades, tienen la visión para expandir sus negocios y también cuentan con una dosis de suerte.

“Algo que es fundamental considerar es que, por ejemplo, en un cálculo que hice la riqueza del cerro de Potosí entre 1545 y 1810, habría estado en torno a los $us 20.000 millones, la mitad del PIB boliviano y es una fracción de la riqueza de los millonarios de hoy. En ese sentido, es importante ver que la riqueza está en las ideas y aprovechar las oportunidades, no necesariamente en los recursos”, sotuvo Mendieta.

La mujer con más dinero

Françoise Bettencourt Meyers, heredera de L’Oréal, es la mujer más rica del orbe, según Forbes.

Bettencourt Meyers, que además es dueña de la decimoquinta fortuna a escala global, aumentó su patrimonio en $us 7.100 millones desde el año pasado gracias a los resultados ‘estelares’ del gigante del maquillaje.

Si bien es el primer año oficial de Bettencourt Meyers como la mujer más rica del mundo, su apellido no es ajeno a la lista. Durante la última década, la dama más acaudalada del orbe ha sido una Bettencourt o una Walton.

La madre de Bettencourt Meyers, Liliane Bettencourt, y las herederas de Walmart se han turnado para mantener el título de las mujeres más ricas durante la mayor parte de las últimas tres décadas en las que Forbes ha monitoreado a las riquezas del orbe.

También hay latinos

En América Latina, Carlos Slim es una vez más la persona más rica, con una fortuna de $us 64.000 millones. Aunque Slim sigue siendo el hombre más rico de la región, y en 2019 subió en el ranking al quinto puesto (desde el séptimo del año anterior), perdió $us 3.100 millones en la gestión pasada.

Por su parte, el brasileño Joseph Safra es la segunda persona más acaudalada de la región. Descendiente de una familia siria y con un patrimonio de $us 25.200 millones, es el banquero más rico del planeta.

Otro brasileño, Jorge Paulo Lemann, es el tercer latino con más riqueza. El empresario se inició como inversionista bancario y luego se convirtió en el accionista mayoritario de Anheuser-Busch InBev, el mayor fabricante de cerveza del orbe. Esto le ha permitido acumular una fortuna de $us 22.800 millones.

¿Sería posible en Bolivia?

¿Facebook, WhatsApp e Instagram hubieran tenido el mismo éxito global y desarrollo tecnológico de haber sido creado en Bolivia? Esta pregunta que parece simple, resulta compleja de responder, según el economista José Antonio Alberti.

Para el experto, probablemente la respuesta más realista es que estas redes sociales no tendrían el mismo boom de haberse descubierto en el país, lo que nos lleva a la siguiente pregunta lógica: ¿por qué?

A decir de Alberti, se puede argumentar dos cuellos de botella centrales que limitan las ideas y por ende la probabilidad de éxito de emprendimientos en el país, y con ello generar riquezas para sus creadores.

En primer lugar, la leyes y regulaciones rentistas delimitan la generación de riquezas. Por ejemplo, la dificultad para ser formal o entrar y salir del mercado representa un costo irrisorio para los generadores de ideas. Por otro lado, se encuentran los incentivos.

“Viendo algunas experiencias en países vecinos como Chile o Perú, entre otros, se puede observar la existencia de ecosistemas robustos de incentivos directos e indirectos a sus emprendedores. Por ejemplo, para desarrollar startups se cuenta con una estrategia nacional que promueva la investigación e innovación”, sostuvo Alberti.

Estos dos aspectos originan y concretan emprendimientos derivando en riqueza monetaria para sus inventores.

 

Comentarios