Escucha esta nota aquí

La mora en el sistema financiero ha crecido en Bs 395 millones entre diciembre de 2016 y abril de 2017, cuando en toda la gestión 2016 sumó Bs 396 millones. Esto indica que, a pesar de que el índice de mora con respecto al total de la cartera ha subido del 1,6% en diciembre de 2016 al 1,8% en abril de 2017, los tomadores de créditos productivos y de vivienda social han dejado de pagar, según muestran los datos del informe de la ASFI.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, afirmó que gracias a la Ley de Servicios Financieros se logró empujar a los bancos a que presten el 60% de su cartera al sector productivo y vivienda social. “La mora cayó del 10% en diciembre de 2005 al 1,8% (en 2017). Bolivia es el país con la menor mora en toda la región. Ese es un cambio cualitativo”, destacó la semana pasada en Santa Cruz. 

Hasta el 30 de abril el índice de mora de los Bancos Múltiples se mantuvo en el 1,7%, de las Entidades Financieras de Vivienda fue similar en ambos periodos y llegó al 2,4%, en Bancos Pyme subió del 2,3% en 2016 al 3,3% en 2017, lo mismo en cooperativas de ahorro y crédito del 2,7% en 2016 al 2,8% en 2017. 

¿Cuáles son las causas de los créditos impagos? “Como había pronosticado antes, la mora se está incrementando por la cada vez mayor exposición de la banca al sector productivo (a fines de 2018 la meta es llegar al 60% de cartera productiva)”, explica el exvicepresidente del Banco Bisa, Jorge Velasco.

El sector productivo está cada vez más afectado por la caída de la economía y por el incremento de importaciones y contrabando de productos vecinos que por el tipo de cambio tienen precios menores, dijo Velasco.

Además, sugiere que para tener una lectura completa del deterioro de la cartera es necesario incorporar el incremento de la cartera reprogramada que ha crecido en más de un 50% comparando diciembre de 2015 a diciembre de 2016.     

Cupos de cartera
Para la Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Micro Finanzas (Asofin) se trata de un comportamiento estacional. José Antonio Sivilá, secretario ejecutivo de la entidad, precisó que existen meses en el año donde la mora (créditos impagos) se incrementa más o se reduce más que en otros periodos; y que para las entidades con orientación crediticia a la micro y pequeña empresa la estacionalidad se presenta en los primeros meses del año.                                   

Sin embargo, coincide con Velasco en el sentido de que se debe tomar en cuenta que la aplicación de cupos de cartera al sector productivo y vivienda de interés social, representa un factor de desaceleración para el sistema financiero, en cuanto a crecimiento de la cartera, puesto que el crecimiento de los sectores no productivos se torna más lento y crece más rápido la cartera productiva. “Conforme pasa el tiempo, nos acercamos más a la fecha final para el cumplimiento de las metas de cartera, lo que genera que en cada gestión se haga más difícil alcanzar la meta crediticia, considerando la estructura económico productiva del país, aspecto que lleva a las entidades financieras a restringir el crédito a sectores de comercio y servicios, lo que a la postre genera una presión para reducir el crecimiento de la cartera”, explicó.

En criterio del Banco Ecofuturo los niveles de morosidad se encuentran controlados; sin embargo, consideran que es notoria la tendencia de crecimiento del indicador. “El ritmo de crecimiento de la colocación de préstamos se está desacelerando en el mercado, pero no se evidencia una correlación precisa de esta variable con aspectos cambiarios”, indicaron.                                                                                
En el estatal Banco Unión, la gerenta general Marcia Villarroel, sostuvo que la mora está influenciada actualmente por los niveles de castigo de cartera ejecutados por los diferentes bancos del país. En la misma línea de Asofin ve el impago como un comportamiento estacional.
Kurt Koegnifest, gerente general de BancoSol, sostuvo que es importante considerar los periodos. “La mora de diciembre siempre es la más baja porque la gente se esfuerza en pagar, entonces comparar con marzo no es el mejor periodo”, indicó.

Señaló que en BancoSol no han sentido una subida de la mora, pero hay momentos en el año que son más complicados. “La apreciación que tengo no es de una subida de mora, sino un ciclo dentro del año. Si vemos gestiones anteriores, la mora estuvo muy controlada, y sabemos que el sistema financiero es un  reflejo de lo que sucede en la economía”, precisó.

Bancos pyme 
Teófilo Caballero, expresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, indicó que en los últimos tres años la mora en los bancos pyme creció de un 1,4% a un 3,3% y pese a no ser una cifra preocupante, se observa una tendencia creciente, lo que amerita tomar decisiones.

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) revela que el volumen de mora se ha incrementado moderadamente, pero persistente desde hace algunos años. Al mes de abril de 2017, alcanzó $us 329 millones, monto superior en $us 47 millones al de cierre de 2016, lo que equivale a un crecimiento acumulado de 16,5%. “Es importante considerar que, si bien en el volumen de cartera en mora se observa crecimiento, el índice de morosidad se situó en 1,8%, por encima del registrado a fines de 2016 (1,6%). A su vez, una mirada por tipo de crédito y por sector da cuenta de que el incremento del volumen de mora ha sido generalizado”, dijo Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de Asoban.

Con buen desempeño

El Gobierno destaca el desempeño del sector financiero. La ministra de Planificación del Desarrollo, Mariana Prado, revela que tiene un comportamiento notable, que se explica por una mayor confianza de la gente, reflejado en el incremento del ahorro que pasó de $us 3.826 millones en 2005 a $us 23.673 millones en 2016.

Los bancos Económico, Mercantil Santa Cruz, Fassil, BISA, FIE y BCP se excusaron de brindar declaraciones sobre el tema de la mora en el sector.

Comentarios