Escucha esta nota aquí

El déficit hídrico en la llanura del chaco del municipio de Yacuiba, en Tarija, pasa factura al sector agropecuario de esta población. Según el concejal Andrés Aguirre, que preside la comisión de Desarrollo Productivo de dicho municipio, el fenómeno climatológico dañó sembradíos de soya, maíz y maní, además de pasto forrajero. En el balance de superficie agrícola afectada estima que, incluyendo los tres cultivos, superan las 23.800 hectáreas. En la zona no llueve desde enero.

Con base en la cuantificación de perjuicios agrícolas y situación de riesgo de los productores y las familias damnificadas, Aguirre indicó que el Ejecutivo municipal activó el decreto de zona de desastre por sequía porque el municipio de Yacuiba no tiene la capacidad ni dispone de recursos económicos para paliar y responder a las necesidades de los afectados. Detalló que recibió un informe en el que se detalla una asignación de Bs 2 millones para encarar acciones de emergencia.

El concejal refirió que ahora lo que más preocupa, además de la provisión de agua para el consumo humano y animal, es la falta de disponibilidad de forraje para los animales del sector pecuario. Habló de un hato bovino que supera las 70.000 cabezas y que si hasta el próximo mes no se garantiza la provisión de plantas forrajeras están en riesgo de morir.

Por el mismo fenómeno climatológico, en la campaña agrícola de verano de este año, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) reportó la pérdida de unas unas 400.000 hectáreas de soya en la zona este, cuyo potencial,de rendimiento fue diezmado por la sequía. Impactó en la disminución de producción de al menos 500.000 toneladas de grano que  representó, en valor, una pérdida de $us 140 millones.