Escucha esta nota aquí

POR: SVETLANA SALVATIERRA / [email protected]

La pandemia por el coronavirus provocó cambios en el mundo laboral, donde el teletrabajo ya no es una opción sino una necesidad para las empresas y quienes las lideran tienen que desplegar sus habilidades blandas para marcar la diferencia, crecer y ganar en esta época.

“Habilidades blandas es un término que refiere a todas ésas “capacidades humanas”, que no son adquiridas académicamente y que más bien obedecen a nuestro espíritu de perseverancia hasta lograr nuestro propósito, en base al optimismo y creencia en nosotros mismos entendiendo que podremos desarrollar nuestras habilidades, y a ese deseo supremo de avanzar e ir evolucionando como seres humanos”, precisa Alejandra Durán, directora de Big Brands.

La primera habilidad blanda está relacionada a la comunicación. “Es importante tener claros los canales de comunicación digital, el correo electrónico, el teléfono, el chat, la videoconferencia y saber utilizarlos para cumplir los objetivos”, puntualiza María Fernanda Roca, coach ejecutiva experta en Coaching & Reclutamiento. Así se evita que las personas sean bombardeadas con información por todos los canales que utiliza la empresa.

La segunda habilidad blanda que destaca es la organización del tiempo. “Ahora ya no se trata de cumplir las horas laborales sino de cumplir el objetivo. Definir en qué tiempos se deben realizar las tareas, en función de los objetivos y para que se pueda organizar el equipo”, precisa Roca. Además está relacionada a la gestión por resultados, donde la clave está en definir las funciones, especialmente para el personal nuevo. “En medio de la cuarentena hubieron empresas que contrataron personal que no conocían a cabalidad los objetivos de su cargo”, apuntó.

La colaboración es la tercera habilidad blanda del empleador y está íntimamente enlazada a la empatía. “Es importante para que el trabajador no se sienta solo, más aún cuando acaba de ingresar. La colaboración a distancia es imprescindible. Crear comunidades virtuales de cooperación y tratar de saber cómo está el otro, son parte de la creatividad e innovación del empleador”, asegura.

Para Denise Hurtado, directora de BPO Center y Human Value, “las competencias humanas colaborativas están de moda, son difíciles de encontrar, aún más difíciles de enseñar. 

El desafío de las empresas es reinventar nuestras formas de aprendizaje, dando paso a una cultura de aprendizaje ágil, no es suficiente incorporar la mejor tecnología, la tarea es además cultivar el talento, evaluando competencias actuales y las brechas existentes con las competencias necesarias en un futuro que ya es presente, promoviendo norte a los colaboradores, orientándolos sobre sus competencias y desarrollo, para luego iniciar un proceso de entrenamiento de habilidades”.

Es un valor para el teletrabajo o el trabajo presencial, porque ambos son dos mundos complementarios.



Comentarios