Escucha esta nota aquí


A escala global, los ‘centennials’ constituyen el grupo generacional más joven, que toma el relevo a los millennials como la generación digital más experta. No conocen la vida sin smartphones (teléfonos inteligentes) o internet, y esto influye mucho en la manera en la que ven su existencia y también en su modo de consumir productos y servicios. Están revolucionando la forma de hacer marketing y vender, cualidades que los convierten en una generación ‘de alto valor’ codiciada en la esfera laboral donde han empezado a abrirse paso. 

En Bolivia, no son la excepción y así lo valida el estudio ‘Centennials Hallazgos 2022’ realizado en su segunda versión por el Centro de Investigación de Human Value y Empleador Líder dirigido por Denise Hurtado, en alianza con Combo Argentina y Carolina Borracchia, referentes en América Latina en Marca Empleadora. 

La encuesta se aplicó de enero a marzo de este año a centennials de 18 a 24 años, en Bolivia, Paraguay, Perú, Ecuador, Chile, Venezuela, Argentina y México. La mayoría de los encuestados vive en Bolivia (se recibió 1.746 respuestas) y el país también registra el porcentaje más alto de centennials cursando una carrera universitaria (93%) de todos los países encuestados. 

Con motivo de la presentación de los hallazgos de la investigación, Denise Hurtado, CEO de BPO Center y Human Value, explicó que el propósito de la encuesta, en lo que hace a la versión Bolivia, era conocer los intereses, sueños, expectativas laborales, limitaciones y otras variables de los centennials. 

Un primer dato, según Hurtado, invita a tener tolerancia con respecto a creencias de millennials y centennials porque el 10% de toda la muestra pertenece a la comunidad LGBTQIA+. Aclaró que al ser la encuesta anónima ayudó a que los participantes expresen su género.
“Tenemos que ajustar nuestras prácticas para recibir, comprender y, sobre todo, segmentar las diferentes generaciones para que sean bien apreciados “, anotó Hurtado.

En cuanto a los sueños -citó- que la data descifra que la mayoría de los centennials de Bolivia sueña con crecer como profesionales, emprender, y trabajar en lo que más aman, en lo que realmente elijan. Un 19% sueña con trabajar en lo que le gusta y sentir que todos los días son vacaciones. 

En general, los centennials bolivianos asocian el trabajo con el ‘trueque’, esfuerzo a cambio de dinero. Trabajar les significa una necesidad, un medio para obtener dinero. ¡Ojo!, las tres cosas que más les molestan son: que le pidan hacer algo poco ético, no sentirse a gusto en el lugar y no tener posibilidades de aprender. Que le paguen poco y trabajar en un lugar burocrático y estructurado son también factores que los enfadan. 

En lo que hace a las motivaciones, a los centennials encuestados del país los motiva el salario, el desarrollo profesional y la estabilidad. Aprecian el balance vida/trabajo y el clima laboral. 

En la otra vereda, lo que más los desmotiva es el favoritismo, la falta de comunicación, la sobrecarga laboral, el liderazgo poco empático y el no reconocimiento del trabajo.
Otro dato que golpea en la data es la experiencia laboral insuficiente. Bolivia es el país con la menor cantidad de centennials con experiencia laboral comparado con los países analizados. 

La mitad de los encuestados del país dice haber trabajado de manera informal. Solo el 29% trabajó en una compañía. El país tiene el porcentaje más alto de personas que trabajaron en un proyecto propio (28%) cotejado con los países que participaron de la encuesta. 

En el momento actual, las mayores limitaciones que tienen los centennial nacionales son la falta de experiencia laboral, la falta de dinero y no tener empleo, y el tener que pedirles dinero a sus padres. Al 16% los limita la autoestima que tienen de su cuerpo.
Los centennials de Bolivia planean terminar sus estudios, trabajar y ayudar a su familia. A la par, viajar por el mundo e independizarse de la casa de sus padres. 

Contrariamente a lo que muchos creen, la mayoría (59%) prefiere aprender de manera presencial. Un 29% se inclina por el aprendizaje híbrido y un 12% online. Otro resultado de la data, no menos relevante, es que la generación centennial nacional admira a un familiar. Los elogian por ser un ejemplo de perseverancia y resiliencia.

Para el 64% de la generación centennial de Bolivia la pandemia fue una oportunidad para aprender y vivir de manera diferente.

Inserción laboral

Desde la dirección de Desarrollo Humano de Farmacorp, Nercy Palenque, informó de que el 9% de la planilla de colaboradores de la cadena de farmacias lo componen la generación centennial. 

Del global, según la ejecutiva, el 85% de centennials que forman parte de la corporación se desempeña en puntos de venta. Relievó que un porcentaje importante lo componen estudiantes universitarios que forman parte del programa Empresa Universitaria, pertenecientes a la carrera de farmacia, salud o afines al sector comercial. Un 15% se ubica en el back office, en áreas principalmente administrativas. “Esta generación de colaboradores se caracteriza por un destacado desempeño, mucho entusiasmo y actitud colaborativa y participativa al interior de los equipos”, manifestó Palenque. 

Miguel Soliz, gerente de Gestión de Personas y de Relaciones Institucionales del Banco de Crédito de Bolivia BCP, cree que la contribución de los centennials es esa base diversa, nativo digital y con apetito por hacer las cosas diferentes para contribuir en las organizaciones que están en ese desafío adaptativo y disruptivo. 

“Estamos frente a un mundo que se está construyendo y estos chicos -los centennials- empiezan a montarse sobre esas nuevas estructuras. Las empresas deben estar dispuestas a construir un mundo que esté acorde a ese apetito digital y disruptivo”, afirmó Soliz, al inferir que las empresas que los acojan deben plantearse desafíos acordes a sus competencias.

Para ellos, a decir de Soliz, es importante saber que su trabajo cuenta, que sus soluciones se van a aplicar, aprender en el camino y luego migrar a un siguiente proyecto que nuevamente los desafíe.

Silvia Oquendo, gerente nacional de Talento Humano de Banco FIE, reveló que un 60% de los colaboradores de la entidad financiera son millennials y casi un 10% son centennials. “Nuestro enfoque y forma de gestión tiene contempladas las prácticas que hacen estas nuevas generaciones como trabajar con propósito”, mencionó, al decir que FIE es una organización con una clara visión de sus pilares (inclusión social y financiera, enfoque de género, equidad e igualdad) que son elementos centrales que hacen a este propósito. 

Hizo notar que FIE trabaja en el ámbito de incorporar la tecnología, para hacer una gestión empresarial más sencilla, ágil, dinámica, factores motivantes para que estas nuevas generaciones puedan dar lo mejor y aportar a la cadena de valor, en base a compromiso y trabajo en equipo, para alcanzar buenos resultados.

Entretanto, desde Laboratorio Bagó, la gerente comercial María Reneé Centelas, explicó que su programa de inclusión y de equidad de género está muy enfocado en la generación centennials. Afirmó que el 10% del plantel laboral es de esta generación. “Bagó trabaja con base en propósitos y plena libertad laboral para que ellos puedan expresar su creatividad e innovación, a través de herramientas digitales para cubrir la necesidad de que nacieron nativos digitales, aunque existen estudios de que no necesariamente quieren ser remotos y prefieren la cercanía y presencialidad”, anotó.

Comentarios