Escucha esta nota aquí

La recuperación del sector la construcción es lenta. Hasta el mes de agosto dos indicadores evidencian que la actividad tardará en recobrar los bríos debido a los efectos generados por el coronavirus. De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), los permisos para obras civiles cayeron un 69%, mientras que el consumo de cemento bajó otro 36%.

Javier Arze, gerente general de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) explicó que los permisos que se tramitan en los gobiernos municipales son una señal de la evolución futura de la actividad, pues son los proyectos que se ejecutarán.

El ejecutivo detalló que, de acuerdo a la información oficial del INE, hasta agosto de este año se aprobaron permisos para una superficie de 649.664 metros cuadrados en todo Bolivia, frente a los 2.088.704 metros cuadrados aceptados en el mismo periodo de 2019.

Esta disminución del 69% en la superficie autorizada es una muestra evidente del impacto que ha tenido la pandemia del Covid-19 y la crisis económica en el sector de la construcción”, explicó Arze.

De acuerdo al seguimiento que hace Cadecocruz el mes más dramático fue abril. En este período sólo se tramitaron permisos por una superficie de 301 metros cuadrados, frente a los 212.550 metros cuadrados autorizados en abril del año 2019.

“Si bien a partir de ese momento se presenta una recuperación de la actividad de la construcción, en agosto de 2020 se aprobaron permisos por una superficie de 80.416 metros cuadrados, frente a los 283.128 metros cuadrados aprobados en agosto de 2019”, señaló.

Consumo de cemento

Otro dato que preocupa es la demanda de cemento. Según el INE, las ventas del producto a escala nacional, hasta agosto, llegaron a 1.640.378 toneladas, frente a 2.566.319 toneladas registradas en 2019, lo que representa una disminución del 36%.

Por regiones, una de las que más demandó el producto fue Santa Cruz, con compras que llegaron a 68.296 toneladas. En segundo lugar, se encuentra La Paz, con 62.926 toneladas del producto. Cochabamba, ocupa el tercer lugar con 61.872 toneladas.

Si bien el consumo bajó, las cifras del INE muestran una recuperación con relación a los otros meses del año, cuando los requerimientos cayeron a lo mínimo. Por ejemplo, en abril las compras llegaron a 39.222 toneladas.

Según Arze, partir del 11 de mayo de 2020, cuando se flexibilizaron las medidas de restricción de la cuarentena para el sector de la construcción, se ha ido retomando de forma gradual la actividad, volviendo a niveles previos a la crisis sanitaria, en cuanto a las inversiones del sector privado, y en menor medida en los proyectos de inversión pública.

Mediante un comunicado prensa, la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) anunció que prevé coordinar con el Gobierno electo la reactivación y el restablecimiento de ese sector.

"La Cámara de Construcción augura que la nueva gestión de gobierno, reestablecerá y reactivará el sector productivo, velando por los principios y valores de unidad y trabajo, con transparencia y legalidad, buscando la unidad y armonía, con la finalidad de salir de la crisis actual que enfrentamos en el país", reseña un comunicado institucional.