Escucha esta nota aquí

Es presidente y fundador del Grupo Sion Internacional, holding inmobiliario que este mes cumple 15 años de operación en el mercado. Habla de logros, aciertos, errores y de planes corporativos de expansión. “Si yo pude, tú puedes”, es su eslogan.

_En 15 años de trayectoria empresarial, ¿cuáles son sus logros?
Registramos muchos logros, aciertos y aprendizajes. En logros tenemos proyectos urbanísticos en Santa Cruz, en los cuatro puntos cardinales (Urubó, zona norte, en la ruta a Cotoca y en la zona sur). En el resto del país contamos con freelancers o vendedores que son nuestros aliados estratégicos. Tenemos urbanizaciones abiertas y cerradas y Kalomai, el parque acuático más grande del país.

En la vida nunca pierdo, muchas veces gano y otras aprendo. El aprendizaje no solo es ganar, es también aprender de los errores. En la Biblia dice que el que no aprende de sus errores está condenado a vivirlos de nuevo.

El área inmobiliaria es muy difícil y compleja. Mucha gente hoy se mete a este negocio, pero no es fácil. Nosotros tenemos una herramienta de marketing, que es el primer multinivel de bienes raíces del mundo que fue creado hace ocho años, y que nos ha permitido crecer en ventas y expandirnos a escala internacional. En los proyectos de Santa Cruz tenemos clientes de 42 países.

_La irrupción de la pandemia del covid-19 puso de rodillas al mundo e impactó en las actividades económicas en 2020. En ese contexto, ¿cuál es el desempeño actual del negocio inmobiliario?
En abril de 2020 las ventas cayeron en un 90%. Fue muy duro y muy difícil. No sabíamos a quién nos enfrentábamos, pero gracias a Dios hemos ido superando los obstáculos y hoy podemos decir que las ventas son normales.

En toda crisis hay oportunidades de negocio, y sale de ella (crisis) el que esté mejor preparado, tenga menos pasivos, cuentas por pagar y tenga liquidez. Es algo difícil, más no imposible. Con nuestros índices de endeudamiento, que son bajos, pudimos lidiar muy bien con la crisis. Cuando bajaron las ventas e ingresos cortamos el grifo de los gastos. Así compensamos la baja de venta y hoy en día la salud de la empresa está muy bien y seguimos pensando en nuevos proyectos y soñando en expandirnos.

Ya incursionamos en Brasil, tenemos terrenos allá y es donde próximamente vamos a desarrollar la red de parques acuáticos a escala internacional. La visión de Kalomai es tener un parque acuático en cada país. El de Santa Cruz está construido y vamos a comenzar las obras del hotel boutique Kalomai. De esta misma forma vamos a salir a escala internacional. Kalomai es un proyecto cuya inversión ronda los $us 30 millones, incluyendo el hotel.

_Se dice que en tiempos difíciles hay que ser creativos e innovadores, ¿qué directrices sigue el Grupo Sion para hacer frente a las adversidades?
Como todas las empresas, tuvimos que actualizar el área virtual. Desarrollamos un software mucho más profundo en el nivel virtual, para hacer capacitaciones en línea y reuniones de negocio, cosa que si nos volvieran a encerrar ya sabemos cómo trabajar desde casa de forma remota. El que no se adapte a esta forma de trabajar y las nuevas tecnologías no va a poder llegar a más personas y su resultado sería desaparecer. En caso de que volvamos a trabajar desde casa, el personal del Grupo Sion está en condiciones de hacer una atención al cliente, cobranza y ventas de forma virtual.

_¿Cómo ve la perspectiva o futuro del negocio inmobiliario en Santa Cruz y Bolivia?
En estos últimos 15 años de vida, gracias a Dios, Bolivia ha tenido una economía saludable con respecto a los países que nos rodean. Hemos estado luchando contra viento y marea, aun así Santa Cruz ha crecido demasiado. Es una de las ciudades con mayor crecimiento en Latinoamérica y eso nos favorece a todos. Por eso, seguimos apostando por el país y Santa Cruz. En Grupo Sion nos encargamos de capacitar a la gente porque la única forma de sacarlos de la pobreza no es dándole dinero, sino enseñándole inteligencia financiera. Para llenar los bolsillos tenemos que llenar el cerebro. Cuando el cerebro comprenda cómo se hace la riqueza, podrá llenar los bolsillos.

28369.png Usted dice que seguirá apostando por invertir en Santa Cruz, pero en el ambiente empresarial se habla de falta de condiciones, ¿qué opina al respecto?

La inteligencia financiera nos enseña que no tenemos que echarle la culpa a nadie de nuestra situación económica. No podemos echarle la culpa al Gobierno central, a la Gobernación y la Alcaldía de nuestra situación económica. La inteligencia financiera dice que tenemos que aprender nosotros a salir de la pobreza, sin esperanzarnos de los demás y que eso depende de mi propio sacrificio y esfuerzo. No puedo esperar que otro me solucione la vida, yo debo hacerlo. Dejemos de hacernos las víctimas y trabajemos, pero de forma inteligente para crear riqueza porque si no nunca lo haremos y así sea que nos regalen bonos, con el tiempo el dinero lo perderá porque no saben en qué invertirlo y no saben qué hacer con ese dinero porque nunca aprendieron a administrarlo.

Comentarios