Escucha esta nota aquí

La mayor petrolera del mundo, la saudí Aramco (estatal), se hizo con el 100% de la refinería Port Arthur, la más grande de Estados Unidos, según informó el 1 de mayo la holandesa Shell, con la que compartía hasta ahora su titularidad, reportó la agencia EFE.

Aramco y Shell llegaron a un acuerdo para distribuirse los bienes que compartían a través de la sociedad Motiva Enterprises.

La joya de la corona, Port Arthur, cayó en manos saudíes. Esta refinería ubicada en la parte texana del golfo de México y tiene capacidad para procesar 600.000 barriles diarios.

Además de Port Arthur, la petrolera saudí se quedó con 24 terminales de distribución y con el derecho exclusivo de vender gasolina Shell en Georgia, las Carolinas, Virginia, Maryland, el Distrito de Columbia, el oriente de Texas y la mayor parte de Florida.

Shell, por su parte, obtuvo las refinerías de Convent y Norco, ambas en Luisiana, once terminales de distribución y la marca en Alabama, Misisipi, Tennessee, Luisiana, una porción de Florida y el noreste de Estados Unidos. Estos bienes se integran ahora al resto de los que tiene Shell en suelo estadounidense, donde emplea a 20.000 personas en los 50 estados.

Con el control de Port Arthur, Arabia Saudí puede exportar más petróleo para refinar a Estados Unidos. Este país del golfo Pérsico es, detrás de Canadá, el mayor exportador de petróleo a Estados Unidos.

En febrero, Arabia Saudí exportó 1,3 millones de barriles diarios a Estados Unidos, un 32% más que en el año anterior, de acuerdo con la CNN.

 

Comentarios