Escucha esta nota aquí

La emergencia sanitaria que vive el país por la presencia del coronavirus afectó las exportaciones de la industria de la manufactura, así lo refleja el último informe realizado por la Fundación Milenio, siendo las actividades más afectadas la  textil, maderable y productos refinados de petróleo.

Según el estudio de  Milenio, hasta mayo de este año los valores de las exportaciones del sector textil cayeron un -29,1%, con relación al mismo periodo de 2019.

Ese año, las ventas externas de prendas de vestir llegaron a $us 44,5 millones, pero para este año estas cifras cayeron a $us 12,1 millones.

Otros de los sectores como el de madera y subproductos cayeron -27,6% ($us 20,6 millones). Mientras que las exportaciones de productos refinados de petróleo se desplomaron un -43%.

La Fundación asegura que la caída de los valores exportados de estos sectores, se debe en gran medida a la caída en precios y volúmenes exportados.

En 2020, la caída en los valores exportados es más generalizada y afecta a prácticamente todos los sectores exportadores de manufacturas”, señala el documento de Milenio.

La organización asegura que “la irrupción de la pandemia del Covid-19, y sus efectos disruptivos sobre la economía mundial y regional, han contribuido en gran manera a este comportamiento negativo”.

Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), que analizó los datos del informe de la fundación dijo que la pandemia paralizó el 80% de la producción, y que actualmente, la cuarentena dinámica sigue afectando al sector productivo.

Es más, el industrial alertó que existe un descenso marcado de la liquidez de las empresas y que “podemos ver cierres de industrias en los nueve departamentos del país”.

Por otro lado, sostuvo que al sector le preocupa la caída de bienes de capital y de equipos de transporte.

Análisis

El informe de la Fundación indica que más allá de la pandemia, los principales problemas que ha enfrentado el sector no son nuevos. En primer lugar está  la competencia que enfrenta el sector, por la internación de productos importados por contrabando, que no pagan impuestos, y están sujetos a regímenes impositivos especiales.

Además, aseguró que la apreciación del tipo de cambio, entre 2008 y 2019, restó competitividad a la producción local.

Otro factor negativo que subraya este informe es que la baja demanda por productos manufacturados nacionales impide la plena utilización de la capacidad instalada en el sector

A esto se suma los problemas que tienen las empresas para adquirir materias primas, conflictos sociales y falta de provisión de personal calificado.