Escucha esta nota aquí

Ante la medida anunciada por los productores de arroz de que este jueves cerrarían los pozos petroleros ubicados en el municipio de Yapacaní, por el cumplimento del plazo que dieron a las autoridades para abastecer de diésel a ese municipio, Juan Carlos Valle, ejecutivo de la Federación de Comunidades Interculturales de Yapacaní explicó a EL DEBER que todavía se evalúa la medida.

“Estamos en estado de emergencia por el desabastecimiento de combustibles, especialmente de diésel, hasta el día de ayer tuvimos información de parte de los surtidores de que se han aumentado los cupos, esperamos que de alguna manera se vaya solucionando paulatinamente”, dijo el dirigente.

La tarde de este viernes realizarán una inspección a los surtidores para ver si es real la información y luego determinarán acciones.

“Siempre vamos a estar predispuestos al diálogo, pero si siguen afectando al productor con el desabastecimiento de diésel, sobre todo ahora que estamos en plena época de trabajo de campo para ingresar a la campaña de verano de esta gestión, nos vamos a ver obligados a determinar lo que se había anunciado. Va a depender mucho de la información que nos den en los surtidores”, dijo Valle.

Asimismo, ven de manera positiva que algunos surtidores hagan su hoja de ruta todos los días.  “Si bien antes daban a cada surtidor entre 35.000 y 40.000 litros de combustible, ahora lo han reducido a 20.000, pero están dándole todos los días, anteriormente entregaban día por medio y eso era lo que más molestaba, porque había días que en ningún surtidor se podía encontrar diésel”, manifestó el dirigente.  

Dijo que, a pesar de estas acciones, no se soluciona su pedido inicial, porque según la información que manejan se han reducido al 50%, los cupos.

"Lo que nosotros estamos pidiendo es que se nos respete esos cupos que teníamos antes, desde hace años se ha trabajado con esa cantidad que satisfacía a la necesidad de la población", apuntó el dirigente.  

A decir de Valle, son más de 1.500 productores de arroz los afectados por esta situación y recordó que en Yapacani se siembra cada año más de 40.000 hectáreas del producto.

La falta de diésel, según Valle, podría ocasionar la quiebra de algunos agricultores, ya que no tendrán recursos para honrar sus deudas.