Escucha esta nota aquí

Megáfono en mano, un joven moreno curtido por el sol, con gorra roja y barbijo negro, anuncia las bondades preventivas de la naranja y la mandarina. Asegura que en tiempos de coronavirus la mejor defensa es consumir estas frutas y no está equivocado.

Por ello, al lado de su pequeña camioneta, cubierta con una carpa azul, varias personas hacen fila para comprar dichas frutas que se venden a distinto precio, de acuerdo con el tamaño y el grado de dulzura.

Las 25 unidades de las mandarinas más pequeñas, pero con mayor dulzura, cuestan Bs 7; las más grandes, se venden a Bs 10; mientras que el costo de las 25 unidades de naranja oscilan entre Bs 7 y Bs 12.

Al respecto, Iver Miranda, presidente de la Asociaciación de Hurticultores y Fruticultores de Santa Cruz (Ashofrut), sostuvo que durante esta temporada el negocio de los cítricos cubrió las expectativas de los productores y los precios que pagaron los comerciantes o mayoristas generaron una importante rentabilidad a los que apostaron por producir naranja y mandarina.

Miranda detalló que como nunca las 100 unidades de naranja o mandarina se cotizaron entre Bs 17 y Bs 35, valores que cubren los costos de producción y permiten tener un importante margen de ganancia a los productores.

El productor precisó que, si se llega a vender en el chaco las 100 unidades a Bs 15, uno se debe dar por satisfecho, ya que ese valor es rentable, pero aclaró que si le ofrecen pagar Bs 12, ese precio lo puede llevar a la quiebra.

“Gracias a esta pandemia estas frutas tuvieron una gran demanda y los más importante es que se acordó con los comerciantes no aprovechar esta situación y subir los precios. Se trató de mantenerlos, así ganamos todos”, precisó Miranda, que detalló que también les fue bien a los citricultores de El Torno, Yapacaní y Buena Vista, que colocaron su producción en los mercados de Tarija, Sucre y Potosí.

Se calcula qué hasta fin de agosto, los vecinos seguirán escuchando al señor de la camioneta ofrecer naranjas y mandarinas dulces a buen precio, pues a partir de septiembre el turno será de la piña, papaya y sandía. Pero esa es otra historia.