Escucha esta nota aquí

El programa de biocombustibles vuelve con un nuevo aire a la órbita estatal y será de la mano de la agroindustria sucro-alcoholera nacional, que se sentarán las nuevas bases para el Programa Etanol 2020-2023. Se proyecta la incorporación de contratos con modalidad plurianual entre el sector público y privado. Estiman que en el segundo semestre de este año se retire 52 millones de litros de etanol.

La nueva iniciativa permitirá a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y a los productores de etanol anhidro contar con la seguridad jurídica para trabajar por varias gestiones en la compra-venta del biocombustible. 

El emprendimiento contará con los consiguientes beneficios de estabilidad y acceso a financiamiento en mejores condiciones, según el reporte emitido tras la reunión realizada entre actores del Gobierno y empresarios de los ingenios azucareros Guabirá, Unagro, Aguaí y La Bélgica.

“Una vez se empiecen a flexibilizar las medidas de la cuarentena y las restricciones de circulación, YPFB retirará los volúmenes programados de alcohol de los ingenios. En el periodo junio-diciembre de 2020, se estima que se retirará un mínimo de 52 millones de litros, que podría incrementarse con una recuperación de la demanda de gasolina, con cambios normativos en la dosificación de etanol y con la habilitación de estaciones de servicio y nuevas plazas de comercialización en el país”, sostuvo Ricardo Pacheco, gerente de Productos Derivados e Industrializados de YPFB.

El presidente de YPFB, Richard Botello, dirigió el encuentro en el que se analizaron las condiciones técnicas, legales y económicas que permitan la promoción e incremento sustentable del alcohol anhidro para dar lugar al impulso de biocombustibles.

En la firma del acuerdo participaron los ministerios de Hidrocarburos, de Desarrollo Productivo, de Desarrollo Rural y Tierras y de Medio Ambiente y Agua.

El compromiso proyecta ampliar la comercialización de Gasolina Especial plus en las diferentes plazas comerciales del país.