Escucha esta nota aquí

Gracias a la iniciativa “Semilla Capital. ¡Para crecer juntos!”, 800 pensiones de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, poco a poco están volviendo a reactivarse y a salir delante de la crisis, porque sus negocios habían dejado de generar ingresos.

“Estamos muy orgullosos y contentos con los resultados que está logrando esta campaña de apoyo a pymes. Desde que activamos Semilla Capital, las ventas de las pensiones a las que hemos apoyado, han crecido entre un 4 y 8%, lo que nos demuestra que apoyándonos unos a otros podemos salir adelante y reactivar la economía de nuestro país”, afirmó el vocero de la campaña y Gerente de Asuntos Públicos de Embol-Coca Cola, Luis Lugones.

Esta iniciativa liderada por Embol-Coca-Cola, Sofía, Unagro, Alicorp, Banco Mercantil Santa Cruz, Grupo Venado y Viva, ha apoyado a cada pyme con un stock de productos y servicios que le permitió fortalecer su oferta comercial; como embutidos, productos de abarrote, tarjetas para celulares, kits de bioseguridad, materiales de comunicación, uniformes, barbijos, manteles, sillas, mesas, además de descuentos especiales en productos, acceso a créditos con tasas preferenciales y pagos electrónicos para digitalizar sus negocios, y capacitaciones en temas de finanzas y administración.

Cabe recordar, que dicho programa implementando desde octubre buscó beneficiar a unas 1.600 pymes y emprendedores del país. Cada uno de los beneficiarios recibió un stock de productos y servicios que les permitió fortalecer su oferta comercial.

La ayuda contempló canales digitales de comunicación para ampliar sus oportunidades de venta, así como acceder a créditos y financiamiento en condiciones favorables para invertir en sus emprendimientos.

Los promotores del programa indicaron que la pandemia ya había afectado, en distintos niveles, la economía de las empresas y que las pymes eran la más golpeadas y a manera de ejemplo se daba el caso de Santa Cruz, donde un 60% de las pensiones ya había cerrado sus puertas.

Los beneficiados

Graciela Vargas, propietaria de una de las pensiones beneficiadas, expresó que tuvo que cerrar su negocio durante dos meses debido a la pandemia. “Fue difícil y sobrevivimos con productos que teníamos para la pensión. Cuando dieron permiso para entregar comida, trabajamos a puertas cerradas para entregar solo el almuerzo a los vecinos. Pero ahora ya estamos retomando el ritmo de a poco, nuestros clientes han vuelto y ya volveremos a brindar el servicio de cena”, afirmó la propietaria.

Al igual que el caso de Graciela, muchas pensiones cerraron sus puertas a causa de la crisis sanitaria y el confinamiento, siendo este sector uno de los más vulnerables y que en menos de tres meses vieron sus oportunidades y emprendimientos perderse de golpe. “Fueron meses difíciles, pero ya abrimos nuestras puertas y con esta ayuda vamos a salir adelante”, afirmó Vargas.

La campaña continuará hasta fin de año y se prevé una segunda fase para 2021. “Nuestro objetivo es seguir contribuyendo a la reactivación económica del país y apoyar a más pymes y empresas familiares, porque sabemos perfectamente que esas tiendas, esas pensiones, representan el sustento diario de cientos de miles de familias de todo el país”, finalizó el vocero de la campaña.

Comentarios