Escucha esta nota aquí

Octubre inició con nuevas medidas de desconfinamiento por parte de los gobiernos nacional y municipal que incluyen la ampliación en los horarios de circulación. En este contexto, los beneficiarios de la Renta Dignidad ahora tendrán que dirigirse a las entidades financieras para cobrar este beneficio y, al efecto, ya no podrán delegar a sus familiares.

En el inicio de la pandemia y en la fase de cuarentena rígida, como medida de protección a los adultos mayores, se permitía a los beneficiarios autorizar el cobro a un familiar en primer grado, mediante una carta. 

Ahora, según explicó Cristian Érick Decormis, director ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS),  no se amplió el pago a través de la carta poder porque hay mayor amplitud en la circulación

"Sabemos que va a ser muy complicado los primeros meses porque habrá mucha gente con ese proceso", dijo Decormis. 

Según datos de la APS, sólo un 15% de los beneficiarios recurrió a esta modalidad (delegar), mientras que el resto estuvo cobrando con normalidad en las entidades bancarias.

También explicó que están vigentes los poderes que es por lo que la gente está empezando a optar ahora. "El poder es que se delegue a una persona para que pueda hacer el cobro pero ya no es un caso tan simple como la carta, es algo más formal", indicó el director ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y seguros (APS). 

Por otro lado, recordó que en los 12 meses que tiene de vigencia el cobro, mucha gente opta por no cobrar mes a mes sino acumula dos o tres meses y hace más sencillo el proceso y el sistema financiero no se congestiona rápidamente. 

Asimismo, dijo que se evaluará la situación, esperarán el reporte de las gestoras para que comuniquen cuál es el avance, si hay algún tipo de conflicto de congestión y luego tomarán decisiones. 

Sobre el beneficio

La Renta Dignidad es un pago mensual, universal y vitalicio que provee el Estado Plurinacional de Bolivia a las personas de 60 años o más, residentes en el país, con el objetivo de permitir  una vejez digna, con calidad y calidez humana.

Para las personas que no perciben renta o jubilación, el pago es de 4.550 bolivianos al año, monto que es cobrado en 12 pagos mensuales (11 de 350 y uno de 700, el cual incluye el aguinaldo de la Renta Dignidad). Las personas que reciben una pensión de jubilación acceden a una renta de Bs 300 mensuales.