Escucha esta nota aquí

Lo más importante para innovar es que existan mercados para que las ventas puedan permitir amortizar las inversiones en ese aspecto y apropiar tecnología. Así lo considera Luis Barbery, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia.

En muchos sectores el rezago tecnológico es tan grande que un pequeño paso implicaría un avance sustancial, señala Barbery, quien considera que, bajo esa lógica, el país debe retomar con fuerza una estrategia de apertura de mercados, pero también debe lograr avances para controlar el contrabando, que hace que el reducido mercado local ( ahora golpeado por la caída en el empleo y los ingresos) se vea mermado por la llegada ilegal de productos externos.

A decir de Barbery, el Estado puede apoyar con iniciativas, como la creación de plataformas digitales como el Mercado Secundario, donde se compra y vende equipos y tecnología nueva, pero también de segunda mano, sea en el ámbito nacional o extranjero.

Por su parte, Liliana Serrate, subgerenta de Santa Cruz Innova de la Cainco, indicó que dentro del análisis que realiza el Índice Mundial de Innovación identifica que Bolivia produce menos innovación en relación con sus inversiones realizadas.

Para Serrate, si se examinan los indicadores que mide el reporte, se pueden identificar que los resultados más bajos del país se encuentran en instituciones (sobre todo en el marco regulatorio, estabilidad política, respeto de la ley y facilidad de empezar un negocio), infraestructura, colaboración universidad-industria, desarrollo de clusters (compañías interconectadas) y registro de patentes.

La articulación del ecosistema es de vital importancia para subsanar otras debilidades”, indica Serrate.

Para Gabriela Jiménez, titular de Juventud Empresa, se debe aplicar la Ley de Emprendimiento, la cual garantiza a los emprendedores el acceso a financiamiento público y privado, y otorgar facilidades impositivas que promuevan nuevos negocios.

Si bien Bolivia es uno de los países más emprendedores, tal vez obligado por la falta de empleos formales, indica Antonio Riveros, CEO de Creotec, los emprendimientos copian modelos de negocio que ya existen, diferenciándose solo por el precio. “Cuando hay innovación sales del esquema del menor precio y te puedes permitir tener costos más bajos y mayores márgenes de ganancia”, sostuvo.

En febrero de este año, el Gobierno transitorio creó el cargo de representante extraordinario en Misión Especial para la Ciencia, Tecnología e Innovación, para gestionar financiamiento internacional para la creación del Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, facilitar la creación, desarrollo e implementación del Observatorio Boliviano de Ciencia.