Escucha esta nota aquí

Persisten los problemas de abastecimiento de combustibles, en especial diésel, en la ciudad de Santa Cruz. En un recorrido realizado por el equipo fotográfico de EL DEBER, se pudo constatar largas filas de camiones pesados y buses esperando su turno para abastecerse de carburantes.

La situación es preocupante porque antes las colas eran en la refinería de Palmasola, donde los camiones cisternas llegaban a proveerse de combustible, y no en las estaciones de servicios que  comercializan combustible al público.

Hace dos semanas, la Asociación de Surtidores de Santa Cruz (Asosur) reveló que, desde hace varios días, tenían problemas en el suministro de combustibles líquidos, en especial de diésel, pese a que las empresas habían hecho el pago anticipado.

Ante estas observaciones, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) lanzó un comunicado en el que admitía problemas en el suministro de diésel en Santa Cruz.


La empresa estatal aludió problemas logísticos registrados en la hidrovía Parana-Paraguay que, por esta época, tiene bajo niveles de agua. Este factor, según la petrolera, impide que las barcazas transporten de forma fluida el combustible.

Incluso en el comunicado, la compañía aseguró que la distribución sería normal desde el lunes 7 de septiembre. A una semana de la promesa, la situación no cambió.

Ante este escenario, hace cinco días la estatal lanzó otro aviso descartando que en Bolivia se dé un incremento de precios por fallas en el abastecimiento de combustible, en especial en Santa Cruz.

Además, dijo que la importación de diésel se está normalizando para superar los problemas registrados desde hace varios días.

El comunicado fue una respuesta al diputado Édgar Montaño (MAS), que la anterior semana denunció que la capacidad de almacenamiento de diésel, a escala nacional, cayó de 43 millones de litros a 3,19 millones. Con relación a la gasolina, sostuvo que la capacidad de 34 millones de almacenaje bajó a 27 millones de litros.

Pero desde YPFB comunicaron que, con las importaciones de diésel se incrementarán los saldos y los días de autonomía de este producto en las diferentes plantas de territorio nacional. Sin embargo, las colas en los diferentes surtidores de la ciudad continúan.