Escucha esta nota aquí

El ingreso desmedido e ilegal de productos alimenticios a los mercados de Cochabamba lleva al directorio de la cámara agropecuaria de este departamento a pedir al Gobierno, en el marco de sus competencias, una disposición jurídica para municipalizar la lucha contra el contrabando y así evitar el cierre de más unidades productivas.

A decir del gerente general de Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC), Rolando Morales, no solo la crisis política, económica y la pandemia Covid-19 golpean duramente a los miles de familias de productores agropecuariosAnotó que en los últimos meses y, particularmente este mes,  el sector ha evidenciado una saturación de productos alimenticios y primarios de origen externo, como ser derivados de lácteos, fruta, pescado, miel y otros productos de la canasta familiar, en los mercados de este distrito del país. "En muchos de los casos con menores precios de venta frente a la producción nacional”, enfatizó.

Algunos datos económicos, según Morales, exponen que el contrabando genera anualmente alrededor de $us 2.000 millones, dejando el Estado deja de percibir aproximadamente $us 500 millones por la evasión de impuestos, aranceles y otros pagos formales.

Hizo notar, por ejemplo, que la demanda nacional de papa ronda un millón de toneladas al año y Bolivia solo produce aproximadamente 550.000 toneladas, ¿será que la diferencia ingresa al país por la vía legal?, se preguntó Morales, que a nombre de la CAC solicitó al Gobierno Nacional, adicionalmente al trabajo que realiza la Aduana Nacional y el Viceministerio de Lucha contra el Contrabando, emitan normativas legales para municipalizar la lucha contra el contrabando, a fin de evitar se  profundice el desempleo en los sectores productivos agropecuarios de esta región.

Un estudio de Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) relativo a la informalidad y el comercio ilegal concluye que estas dos variables impactan negativamente en la economía nacional, frenando la iniciativa privada y la generación de empleos seguros.

“Bolivia pierde aproximadamente $us 2.300 millones anualmente a raíz del contrabando. Este efecto repercute en toda la cadena productiva, ocasionando que las empresas presenten una caída en sus ventas de entre 30 y 40%, lo que pone en peligro cientos de empleos y la estabilidad en las operaciones de la industria nacional”, señaló el residente de Cainco, Fernando Hurtado, al referirse al análisis técnico sobre los efectos del contrabando en el país.

Comentarios