Escucha esta nota aquí

Los productores avícolas del país están al borde de una crisis productiva. Así lo hizo saber el presidente de la Asociación Departamental de Avicultores (ADA) Santa Cruz, Ricardo Alandia, al dar cuenta que en estos momentos ningún establecimiento productivo a escala nacional está siendo abastecido de harina solvente de soya, insumo vital y transversal para la producción pecuaria.

El dirigente avícola dijo que el Gobierno emitió la Resolución Biministerial 010-2020 del 24 de diciembre de 2020 en la que establece la banda de precio para los productos derivados de la industrialización del grano de soya, entre ellos de la harina solvente de soya. 

A pesar de estar vigente dicha norma, Alandia aclaró que las industrias aceiteras no están acatando la resolución y se niegan a atender las solicitudes de compra, utilizando como excusa que aún el Gobierno no les remitió las listas de asignaciones de cupos correspondientes.

Hizo notar que esta situación ya fue informada a las autoridades nacionales correspondientes y que a ellas también se les reclamó la incapacidad de atender las formalidades que se comprometieron a efectuar sobre este tema y hacer cumplir la normativa vigente. Precisó que ADA cumplió con el envío de requerimiento del insumo (cupos) visado por el Senasag.

“Hay una falta de seriedad y están jugando con la seguridad alimentaria de la población. Los productores no nos responsabilizamos si por esta situación se genera un desabastecimiento de alimentos básicos y de consumo masivo para las familias bolivianas como lo son la carne de pollo y huevo”, anotó Alandia.

Dijo que la falta de harina solvente de soya pone en riesgo no solo el cierre de miles de unidades productivas avícolas, sino también de lecherías y granjas porcinas en todo el país.

Para Alandia, resulta irrisorio que pongan cupos a un producto que se exporta. “El 70% de la harina de soya se exporta. Nos ponen cupo y condicionan cuánto y dónde comprar desde La Paz. Por eso, como sector, siempre nos opusimos a este tipo de controles”, manifestó.

A escala nacional, según el gerente general de ADA, Boris Paz, se estima que se consumen mensualmente de 30.000 a 32.000 toneladas de harina solvente de soya. En el caso de ADA, dijo que el requerimiento es de 15.773 toneladas para abastecer a 332 establecimientos avícolas.    

Por fuentes oficiales se conoció que en la presente jornada personeros del Gobierno y del sector industrial se reunirán para buscar una salida a la problemática que denuncia el sector avicultor.

Comentarios