Escucha esta nota aquí

El sector gastronómico está en emergencia. La economía de las empresas peligra. La dirigencia del sector señala que la situación se tornará insostenible y fatal en algunos casos. El daño no será solo para los empresarios, sino para los 70.000 empleos directos y los 200.000 indirectos que son los brazos operativos de restaurantes y firmas ligadas a la gastronomía.

En este sentido, desde la Cámara Gastronómica de Santa Cruz - Cadeg solicitan al Gobierno llevar adelante una agenda de trabajo conjunta para contrarrestar el golpe del coronavirus a la economía sectorial. Entre las medidas de alivio económico resaltan ocho ejes transversales que fueron expuestos a los ministerios de Economía y de Culturas y Turismo.

"Nuestro sector enfrenta una gran presión económica emergente de gastos fijos y obligaciones laborales e impositivas que ponen en riesgo la continuidad de muchas pymes y el consiguiente desempleo de una gran parte de la fuerza laboral, lo que agravará la crisis económica en el país", señaló el presidente de Cadeg, Fernando Medina.

Financiamiento

La primer medida de alivio se apoya en el tema de financiamiento. Apuntan a oportunidades de fácil acceso y desembolso rápido, exceptuando el pago de intereses para el caso de las pymes. Mientras otras medidas de incentivo se enfocarían en otorgar préstamos para que las empresas gastronómicas puedan estructurar nuevas unidades de negocio que generen empleo y dinamicen a la economía.

Impuestos

El segundo punto recae en el tema impositivo. Desde Cadeg consideran que se debe flexibilizar las medidas dadas por el Estado. Por ejemplo solicitan la eliminación y no pago del IT, IVA, IUE por seis meses (de marzo a agosto de 2020), así como planes de pago y que la planilla de sueldos pueda ser utilizada como crédito fiscal para descargo del IVA posterior a agosto de 2020, entre otras sugerencias.

Alquileres

Como tercer medida, los empresarios gastronómicos consideran que se debería prohibir el cobro de los alquileres comerciales mientras la operación está cerrada por la emergencia sanitaria (ya sean alquileres de personas individuales, patios gastronómicos, centros comerciales o plazas de comidas).

Empleo

El cuarto eje es uno de los más delicados. El factor laboral. La solicitud a las autoridades pide que el Estado asuma el haber básico del tiempo que dure la cuarentena de todos los trabajadores del sector y de esta manera garantizar la estabilidad laboral. Eximir de pagos de AFP y seguridad social hasta agosto de 2020 y permitir dar vacaciones colectivas y/o anticipadas a personal de las empresas también se reflejan en este punto.

Servicios básicos

"Pago del 50% de todos los servicios básicos, luz, agua, recojo de basura,
alcantarillado y gas domiciliario los siguientes seis meses posteriores al levantamiento de las medidas asumidas por la pandemia", señala el comunicado de Cadeg.

Incentivos

Los empresarios también buscan incentivos para nuevas inversiones y apoyo de parte del Estado con el no pago de impuestos por determinados años, dependiendo del tipo de inversión y magnitud de la misma.

Legislativo

En este parámetro las demandas son tres: suspensión del incremento salarial para la presente gestión tanto al haber básico como al total ganado; la universalización de las facturas para que las pymes puedan descargar sus gastos realizados y la disminución del pago por subsidios (no realizarlo en base al salario básico, sino a un costo real del mismo).

Comunicación

El último punto de la labor conjunta considera que diseñar una campaña comunicacional de consumir lo "hecho en Bolivia" es otra de las claves, así como la conformación de una mesa técnica nacional con los representantes gastronómicos para planificar acciones en conjunto y reactivar al sector pasada la coyuntura.

Comentarios