Escucha esta nota aquí

En los últimos años, sobre todo en 2019, es recurrente ver en las fachadas de muchos inmuebles cruceños un letrero que dice: ‘En venta’. Frente a esa tendencia, asoma la pregunta: ¿existe sobreoferta en el mercado?

La respuesta, de acuerdo con empresas inmobiliarias, es que sí existe una sobreoferta. Esa situación, explican fuentes del sector, ha ocasionado que los precios de los inmuebles se ‘sinceren’ (predisposición de los dueños por vender sus propiedades en menor valor del que realmente cuestan) y generen un mayor dinamismo en las ventas.

A decir de Pablo Quiroga, director de Century 21 Bolivia, la desaceleración económica ha provocado que las personas que quieren vender sus casas tomen consciencia que en el mercado existe una sobreoferta y ofrezcan sus inmuebles a un precio menor al que podían hacerlo en 2012 o 2013 -época de bonanza-.

“Quien quiere vender una propiedad tiene que competir para hacerlo. Al mismo tiempo existe una mayor predisposición para realizar esa operación con respecto a 2018, que fue un año de alquileres”, señaló el ejecutivo.

Desde la perspectiva de Franz Rivero, CEO de la Corporación Uno, señaló que en buena parte 2019 se registró un dinamismo en las ventas, los alquileres y los anticréticos.

Cree que no es recomendable realizar un análisis del mercado de forma homogénea y simple, si no hacerlo de forma integral, considerando la diversidad de operaciones inmobiliarias, de inmuebles y de los segmentos, inclusive tomando en cuenta los comportamientos o preferencias asociados con las denominadas ‘tribus urbanas’.

“Si se consideran todas esas situaciones, es preciso indicar que la mayoría de los segmentos y tipos de operaciones inmobiliarias tuvieron índices aceptables”, sostuvo el experto.

En el caso de RE/MAX Bolivia, de acuerdo con su director nacional, Oliver Viera, realizó una menor cantidad de ventas de inmuebles, pero de un valor mayor. La firma registró un incremento del 10% en sus operaciones de alquiler. Esa situación, explicó Viera, se produjo porque sus agentes decidieron enfocar sus esfuerzos y experiencia en ofertar propiedades más costosas.

Inmuebles más cotizados

En cuanto a los precios de los inmuebles más vendidos por Century 21, Quiroga indicó que las casas de un valor de $us 150.000 para abajo acapararon entre el 70 y el 75% de las transacciones.

Quiroga explicó que el crédito de vivienda social incide en la preferencia de compra por las propiedades que valen hasta $us 150.000. En el polo opuesto, los inmuebles que valen entre $us 350.000 y $us 500.000, son los menos demandados.

En el caso de la Corporación Uno, según sus registros, las operaciones con mayor rotación fueron las preventas de departamentos monoambientes, cuyos precios oscilan entre $us 29.000 y $us 40.000. En segundo lugar, estuvieron las ventas de departamentos de dos dormitorios, de entre $us 70.000 y $us 95.000.

En tanto, en RE/MAX los inmuebles que mejor desempeño en ventas tuvieron fueron los que valen $us 126.000, dijo Viera. Le siguieron en segundo puesto los departamentos de $us 76.000.

Pérdida de atractivo

La zona del Urubó, donde existen grandes urbanizacio­nes cerradas y de alto valor eco­nómico, vive una desaceleración inmobiliaria desde 2016. Así lo señala Mario Foianini, presidente ejecutivo de Colinas del Urubó.

A decir de Foianini, al sector inmobiliario del Urubó también le afectó la falta de certidumbre causada por las objeciones presentadas por la Alcaldía cruceña a la construcción de rutas alternas de interconexión entre Santa Cruz y Porongo, así como la negativa de garantizar el mantenimiento del puente Mario Foianini Lozada, único acceso a la zona.

La opinión de Foianini es compartida por Denald Chávez, titular del Grupo Predial (Mar Adentro), quien agregó que otro factor que incide de forma notoria en las ventas del sector inmobiliario es el hecho de que la mayoría de los bancos hayan alcanzado sus metas de crédito de vivienda social.

Esa situación, según Chávez, ha ocasionado que actualmente las condiciones de ese crédito no sean tan flexibles y prácticamente haya desaparecido el de 0% de cuota inicial, incidiendo de forma negativa en el sector inmobiliario.

Perspectivas para 2020

De acuerdo con Quiroga, la sobreoferta en el mercado inmobiliario se acentuará este año y los precios bajarán aún más. “No será fácil vender, pero las ventas abarcarán buena parte del pastel de las transacciones”, dijo.

En tanto, Rivero considera que este será un año de muchos desafíos y retos. El ejecutivo señaló que en las dos primeras semanas de la presente gestión se han concretado bastantes ventas de casas, departamentos y terrenos, así como operaciones de alquileres en distintas zonas de la ciudad.

Para este año, Viera indicó que las perspectivas son favorables, debido a que, con el cambio de Gobierno, ‘se respira un aire’ de mayor seguridad para realizar inversiones en el sector.

Por su parte, las perspectivas de los desarrolladores de proyectos inmobiliarios en el Urubó también son alentadoras para 2020. Foianini indicó que las condiciones de certidumbre política, sumada a todas las gestiones que se han llevado adelante, como la declaratoria de Ruta Metropolitana 1, brindarán condiciones óptimas para el desarrollo de los emprendimientos en la zona del Urubó.

En tanto, Chávez dijo que trabajarán intensamente en la innovación de productos y sistemas de financiamiento para poder paliar los efectos de la inestabilidad política y económica.


Comentarios