Escucha esta nota aquí

Tras 15 años de la nacionalización de los hidrocarburos, analistas del sector advierten que se profundizará el deterioro de la industria petrolera en Bolivia si no se cambia la política estatal en este sector.

El analista y petroquímico, Hugo Del Granado, afirmó que si el Gobierno no tiene la intención de modificar la estructura estatal de la administración del sector, el país se verá obligado a importar gas natural ante la posibilidad de abastecerse por cuenta propia en un futuro.

"La nacionalización de los hidrocarburos ha sido un fracaso porque gracias a la compra de acciones ha hecho que Bolivia salga del panorama hidrocarburífero latinoamericano. El Gobierno no sospecha que lo que ha hecho desde 2006 es hundir al sector y no trajo nada positivo para el país en los últimos 15 años", dijo.

A su criterio, YPFB no tiene capacidad de negociar mejores condiciones para atraer inversiones de nuevas empresas, porque debido a la nacionalización se aisló a la industria petrolera y se cerraron los circuitos de comercialización, como del GLP y la urea, para acceder a otros mercados externos.

Para el analista experto en energías, Franceso Zaratti, la nacionalización de los hidrocarburos no benefició al país no solo en el modelo de negocios, sino en el modelo de desarrollo basado en la explotación y exportación de un recurso natural.

"Mientras había comida fue un banquete excelente aún con derroches insanos. Ahora que la comida se acaba quedan a la luz todas las fallas y consecuencias de esa situación", resumió Zaratti.

El geólogo tarijeño Gustavo Navarro consideró que urge el cambio de la normativa en la regulación de los contratos de operación al de servicios petroleros vigentes, de acuerdo a la Constitución Política del Estado (CPE).

Agregó que se busca en parte hacer más atractivo para la exploración que de ser positivo distribuir los costos reportados mediante la aplicación del régimen fiscal en vigencia y mantener gastos cero en casos de fracasos a ser asumido al 100% por el operador.

Pese a la advertencia, el presidente de YPFB, Wilson Zelaya, resaltó que la nacionalización de los hidrocarburos generó beneficios en cuanto al incremento de los ingresos por renta petrolera que se invirtieron en la construcción de infraestructura para salud, educación y el fortalecimiento productivo.

Según datos de la petrolera estatal, desde 2005 hasta febrero de este año, se acumuló una renta petrolera de $us 41.373 millones.
Zelaya anunció que tomaron la decisión para que YPFB desarrolle proyectos exploratorios de manera directa y este año se perforarán los pozos Yarará X2, Yope X1, Las Delicias X1, Irenda X2, Chane X1 y un proyecto de sísmica 3D en Yarará.


Comentarios