Escucha esta nota aquí

La inversión pública es el camino que permitirá la reactivación económica, según ha anunciado el Gobierno en varias oportunidades. La inyección de recursos solo será posible con la colocación de bonos soberanos por $us 3.000 millones en los mercados internacionales como lo anunciaron al momento de firmar el Programa Fiscal Financiero; sin embargo, expertos reparan en la lentitud de la emisión para financiar la inversión pública.

El Programa Fiscal Financiero (PFF-2021) prevé un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de alrededor del 4,4%, una inflación en torno al 2,6%, un déficit fiscal de aproximadamente un 9,7% del PIB y se consideran las políticas en todos los ámbitos (salud, económico y social). La inversión pública está proyectada en $us 4.000 millones, pero todavía no se habla del ingreso de recursos externos a las arcas fiscales.

“De acuerdo con el PFF, el déficit programado estaría solo financiado marginalmente por recursos internos ($us 387 millones, que representan el 9,8% del déficit), por lo que el grueso del financiamiento correspondería a recursos externos; es decir, que el 90,2%, equivalente a $us 3.553 millones, serían financiados por el endeudamiento externo neto”, deduce Fundación Milenio.

La emisión de bonos que se contempla en la ley del Presupuesto General para 2021 sería de $us 3.000 millones, cantidad importante para cubrir el déficit fiscal. “A partir del PFF se deduce que la colocación de bonos estaría programada para el primer trimestre, pues solo accediendo a este crédito se podría cubrir el déficit del primer trimestre y lograr, además, una acumulación de ahorros del sector público no financiero de más de $us 2.000 millones”, infiere Milenio, al anotar que al primer trimestre de 2021 no existen avances en la colocación de dichos bonos, lo que genera dudas sobre el cumplimiento del programa.

       


Lentitud en la colocación

Para el especialista en finanzas, Jaime Dunn, llama la atención que transcurrido un trimestre no se tenga noticias de la colocación de bonos soberanos que, a su juicio, es importante para la inversión pública y para cubrir el déficit fiscal.

“La emisión de bonos ($us 3.000 millones) ayudará a compensar el déficit fiscal programado de $us 3.900 millones y financiar la inversión pública de más de $us 4.000 millones programada para este año. De los $us 3.000 millones de los bonos, $us 2.000 millones irán a financiar esa inversión pública, o sea un 50%. Esta emisión es tremendamente importante para el Gobierno porque le ayudará a cubrir más del 90% de su déficit y la mitad del presupuesto de inversión pública”, enfatizó Dunn, al advertir que de no concretarse la emisión de bonos el Gobierno verá afectada la inversión pública.

El economista José Gabriel Espinoza observa que, cumplido el primer trimestre de 2021, el Gobierno no ha completado el PFF en cuanto a metas, dado que pretendía devolver cerca de $us 2.000 millones en endeudamiento interno que tiene el TGN con el BCB y al mismo tiempo lograr una ganancia de más de $us 1.000 millones. “La idea era acelerar el desembolso de estos recursos más la emisión de bonos y con eso generar una inyección de recursos a la economía boliviana. El Gobierno no está ejecutando la emisión de bonos y aprobación de nuevos créditos multilaterales que redundan en una caída ‘muy fuerte’ de reservas”, anotó.

Espinoza advierte una proyección de recuperación económica muy lenta apuntalada por la inversión pública. “Pareciera ser que aún no arrancó porque una buena parte de recursos tiene como contraparte desembolsos externos. La movilización de inversión pública pareciera que está en stand by”, puntualizó.

Mauricio Ríos García, analista financiero, cree que no hay motivos para ser optimistas porque los mercados de cotización de bonos soberanos y las calificadoras de riesgo reflejan una tendencia negativa en el deterioro fiscal de Bolivia. “Eso afecta porque se hace cada vez más difícil conseguir financiamiento en el exterior. Se desconoce el avance de la emisión de bonos, eso no es una buena señal tomando en cuenta que el Gobierno está apostando todo en la emisión de bonos”, anotó.

Según el exministro de Economía y Finanzas Públicas, Óscar Ortiz, en el tratamiento legislativo del PGN 2021 la bancada del MAS incrementó hasta $us 3.000 millones el monto de bonos soberanos para colocar en los mercados internacionales este año. “Dado que el déficit previsto es de casi $us 4.000 millones, significa que su financiamiento depende en tres cuartas partes de la efectiva colocación de estos bonos, lo cual convierte a esta operación en fundamental para la sostenibilidad de las finanzas públicas”, afirmó.

Cree que las malas señales dadas por el Gobierno en materia de respeto a la legalidad, desconfianza de gobiernos importantes, como EEUU, y la variación de la calificación de riesgo país; con perspectiva a negativa, han ido retrasando la emisión de bonos.

En marzo, el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, afirmó que “la inversión pública es un elemento importante de demanda interna que permite ser el motor esencial del modelo económico”.

Para el presidente del BCB, Edwin Rojas, con el programa fiscal 2021 la política económica del Estado retoma su rol de promotor del desarrollo con el objetivo de fortalecer la industrialización, sustituir importaciones, impulsar la actividad económica y redistribuir los ingresos en la población más vulnerable.


Comentarios