Escucha esta nota aquí

‘Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña’, dice una conocida frase que se aplica a la realidad en la que actualmente viven los bolivianos. Debido a las restricciones que limitan la salida de las personas de sus casas, para evitar la propagación del coronavirus, comerciantes y algunas empresas, del sector alimenticio, como Sofía habilitaron el servicio de venta móvil, como también de delivery o a pedido de sus productos.

Wendy una comerciante del mercado Abasto, junto a su madre y su hermano, dejaron su puesto fijo en ese centro de abastecimiento para poder comercializar sus productos barrio por barrio a bordo de una camioneta.

Con barbijo y guantes, 'las caseras' llegaron ayer hasta el barrio Panamericano. La oferta es variada, tomates, cebollas, manzanas, mandarinas, naranjas. Lo más demandado, son productos cítricos.

“Se acaba rápido, Mañana vamos a volver, la gente lleva mucho limón para evitar los resfríos”, dijo Wendy. La mujer señaló que para los próximos días la oferta será más variada porque se está normalizando el transporte de productos desde las zonas productoras.

Como ella, aseguró que existen otros comerciantes que se han organizado para enviar el producto hasta el barrio de los compradores.

La empresa de alimentos Sofía, también adoptó esta política. La firma apostó por vender su producto directamente al público a un precio accesible.

El pollo entero que comercializan sus unidades móviles cuesta Bs 20. “Por suerte pasaron cerca de casa, porque es complicado salir al supermercado”, dijo Carolina Flores, que compró tres pollos para su familia de cinco integrantes, aunque tuvo que esperar unos 30 minutos.

“Es mejor que caminar hasta el súper o el mercado”, añadió.

Comentarios