Escucha esta nota aquí

—¿Cómo se puede llevar un negocio a un mundo digital?

Cualquier negocio puede ser digitalizado, no importa si es una cafetería o un producto físico. Lo único que se necesita es conocer las herramientas de análisis para identificar el potencial que se tiene en el mercado y tener claro hasta dónde se quiere llegar. Hay que tener clara la visión ya que la digitalización permite extenderse al mundo entero.

—¿Qué tipo de herramientas se pueden utilizar para digitalizar un negocio?

En este tema, las herramientas sobran. Existen un sinnúmero, muchas de ellas son gratuitas. Las que se pagan tienen un costo muy bajo, pero lo que falta es educación, por eso es que me dedico a enseñarle a la gente. En el resto del mundo, en los países más desarrollados, es común estar en el mundo digital.

Se puede realizar un e-commerce con una plataforma tan sencilla como Shopify, que permite autogestionarse sin tener muchos conocimientos tecnológicos pagando $us 30 al mes.

Antes se tenía que contratar un desarrollador o ingeniero en software para que realice una plataforma que costaba más de $us 1.000. Por eso digo que lo que falta es educación, ya que todas las herramientas están disponibles y los emprendedores tienen que entender cómo funcionan y cómo operan en la nube.

—¿Cuál es su percepción sobre el proceso de digitalización de los negocios en Bolivia?

Viví en Bolivia 25 años, me dedico a este tema de los negocios digitales hace tres años, pero soy emprendedora hace 10. Me ha tocado ver de todo. El e-commerce como en todas partes está creciendo, pero aquí va más lento. No existen incentivos por parte de las organizaciones gubernamentales. Al empresario privado le cuesta mucho avanzar. La gente en Bolivia, el emprendedor es muy curioso y tiene una cualidad admirable: como las condiciones del ecosistema emprendedor no son favorables, el emprendedor tiene que ser muy creativo y desarrollar una agudeza. Se da modo como digo, para sacar sus emprendimientos, y en el mundo digital están haciendo lo mismo. Les cuesta hacer e-commerce, pero lo hacen por Facebook, se dan maneras, generan plataformas de pago mixtas, entre lo digital y tradicional. Creo que eso es muy valioso porque se pueden encontrar algunas alternativas. Conozco algunos emprendimientos que están avanzando. La falta de incentivo también los obliga a mirar hacia afuera.

—¿Qué posibilidades brindan los 12 modelos de negocio ‘online’ que usted enseña?

Los modelos son: Dropshipping, Amazon FBA, Fulfillment Centers, Easy E-commerce Platforms, Online Arbitrage, Retail Arbitrage, Print on Demand, Ebooks, Cursos Online, Marketing de Afiliados, Marca Personal Digital y Software & Apps. Estos modelos tienen la meta de enseñarle al emprendedor su negocio, posibilitarle planificar qué es lo que quiere, a dónde va a llegar y escoger de entre todos ellos cuáles son los más útiles para alcanzar el objetivo. Estos modelos de negocio se utilizan solo como vehículos. Se puede empezar usando con uno y terminar utilizando todos. Mi propósito es que la gente sepa que tiene estas posibilidades y se atreva a usarlas.

Tags

Comentarios