Escucha esta nota aquí

La derrota del Hamburgo de Alemania (4 a 1) a manos del Dynamo Dresen de la tercera división  en la Copa de Alemania quedó en segundo plano. Luego del partido, uno de los futbolistas del cuadro que resultó perdedor protagonizó un episodio violento en las gradas. Toni Leistner saltó a las tribunas para enfrentarse a un aficionado. 

El video que se viralizó expone la brutalidad con la que el futbolista increpa al seguidor de su equipo, lo toma de la camiseta y lo arroja al suelo. Varios hinchas se sumaron al conflicto para agredir verbalmente al jugador, quien contuvo su ira y descendió nuevamente al campo de juego en medio de los empujones que recibió.


Tras algunos minutos, el alemán escribió un breve comunicado en sus redes sociales para disculparse por lo ocurrido en el estadio y también para aclarar que su bronca inició al oír insultos sobre su familia, según Infobae.

“Fue extremadamente y masivamente malintencionado contra mi familia, mi esposa y mi hija. En ese momento, mi mecha explotó, especialmente porque éste era un juego extremadamente emotivo para mí”, posteó el jugador.

Si bien se desconocen las palabras pronunciadas por el aficionado, se sabe que la pareja del zaguero está embarazada y con fecha de parto muy próxima, lo que pudo haber sensibilizado al jugador, que no sufrió sanción alguna, ya que los jueces se habían retirado del terreno de juego.

El hecho que se viralizó en las redes sociales recordó la celebre patada de Éric Cantona de 1995, cuando fue expulsado tras hacer una entrada al guardameta del Crystal Palace, Richard Shaw. Luego, un aficionado del equipo rival le gritó desde la grada de Selhurst Park: “Vete a tu país, bastardo”. Sin titubear, el delantero francés corrió hacia él y le dio una patada voladora en el pecho.